El UMA Antequera avanza en la planificación de la nueva temporada 2021/2022. Una vez anunciada la renovación de los tres capitanes, en esta ocasión desde la entidad universitaria han comunicado la continuidad de otros dos jugadores con un peso específico. Álvaro Quevedo Cuello de Oro y Raúl Canto Vidal vuelven a poner su rúbrica en un contrato mediante el que se comprometen a defender con ahínco la camiseta verde en la categoría de plata a partir del próximo mes de septiembre cuando llegue el momento de arrancar la competición oficial. Dos profesionales con un destacado recorrido en el panorama del fútbol sala nacional, por lo que aseguran unos recursos muy necesarios en un equipo que aspira a seguir siendo muy competitivo; experiencia y calidad. Ambos están integrados en la filosofía del club al estar cursando un grado en la Universidad de Málaga.

Álvaro Quevedo, más conocido en el equipo como «Alvarito», es uno de esos talentos que ostentan la valiosa habilidad de usar tanto la derecha, a priori su pierna dominante, como la izquierda en lo que al manejo de balón se refiere y también a la hora de finalizar de cara a portería. Esto le convierte en un jugador diferencial que genera en sus defensores la problemática de tener que adivinar, en una acción de uno contra uno, el lado que va a elegir para superarle. No solo despunta por una depurada técnica individual y una alta comprensión del juego, sino que puede asumir labores defensivas y sacrificarse acorde a las necesidades del colectivo. En la última campaña, participó en los 34 partidos incluidos en el calendario de 1ª División anotando tres goles, a lo que hay que añadir tres citas de la Copa del Rey con una única diana.

Raúl Canto inició su formación en la cantera del club referente de la tierra que le vio nacer, ElPozo Murcia, antes de iniciar un recorrido por distintos conjuntos en los que ha podido ir acumulando la experiencia necesaria para transformarse en un cierre intenso y firme muy consciente de que puede aportar el equilibrio tan necesario en la transición defensa-ataque. Una pieza importante para el cuerpo técnico que no solo se ubica en una sola zona de la cancha, ya que puede asumir responsabilidades ofensivas y otras más específicas como la de sacador en las jugadas a balón parado de banda o córner y ser uno de los encargados del ataque de cinco con portero-jugador. Se incorporó para ayudar al tercer ascenso y, en este reciente curso en la élite nacional, completó 33 encuentros de Liga con tres tantos más dos compromisos en el torneo copero.