19 de julio de 2019
19.07.2019
La Opinión de Málaga
Gastrosalud

Toxiinfecciones: no comas bacterias ni al aire libre

En época estival las infecciones por comer alimentos mal conservados se evitan con ciertos hábitos

19.07.2019 | 05:00
Toxiinfecciones: no comas bacterias ni al aire libre

Consejos para comer seguros en la playa o en el campo

  • Conservar la cadena de frío. Justo antes de salir guarda en la nevera portátil los alimentos que necesiten frío. Utilizar preferentemente placas de frío. Los cubitos de hielo al derretirse pueden entrar en contacto directo con los alimentos. Y la nevera a la sombra. Mantén los alimentos en la nevera hasta inmediatamente antes del cocinado o su consumo. Y no abras la nevera portátil sin necesidad, perderemos frío.
  • Antes de salir. Los alimentos cocinados deben mantenerse en el frigorífico hasta última hora. Cuajar bien la tortilla y conservarla en el frigo. Luego pasarla a la nevera portátil. Utiliza recipientes adecuados para guardar cada alimento. Los alimentos crudos deben estar separados de los alimentos ya cocinados y evitar que se desprendan líquidos. Lavar bien toda la fruta y verdura.
  • Para la barbacoa. Utilizar maderas preferiblemente no resinosas, de primer uso, sin restos de barnices ni pinturas. Sacar la carne o el pescado crudo de la nevera portátil cuando las brasas ya estén preparadas. No quemar la carne. Churrascado no significa bien hecho. Si quemamos demasiado la carne, pueden aparecer sustancias con efecto cancerígeno y los alimentos pueden no estar bien cocinados en su interior. Deben tener un color uniforme en toda su superficie. Un truco es hacer pequeños cortes para comprobar el cocinado. Evitar la contaminación cruzada, no uses las mismas pinzas, bandejas, cuchillos para los alimentos crudos y los cocinados.

Comer alimentos contaminados con agentes biológicos o sus toxinas tienen más riesgo en verano debido a las altas temperatura. Las enfermedades de transmisión alimentaria, también conocidas como 'toxiinfecciones alimentarias' son aquellas patologías que se producen por la ingestión de alimentos contaminados ya sean por bacterias, virus o parásitos. Así, la enfermedad puede estar causada por la ingestión de bacterias o virus vehiculados en el alimento (infección), o de toxinas producidas por aquéllas previamente formadas en el alimento (intoxicación) o por formas parasitarias en fases concretas de su ciclo evolutivo (infestación). Entre las infecciones más conocidas se encuentran la salmonelosis y la hepatitis A; de intoxicaciones por ingestión de toxina preformada, el botulismo y la gastroenteritis por enterotoxina estafilocócica y de las parasitosis, la triquinelosis y la anisakiasis.

Los procedimientos de control e inspección de procesos y alimentos son muy eficaces en la prevención, sin embargo, en muchos casos el consumidor es el verdadero artífice de las prácticas correctas de higiene en la fase terminal de la cadena alimentaria. También resulta de gran importancia que el consumidor, en su opción de compra y en sus hábitos alimentarios contribuya a mantener el nivel y garantías de la cadena. Por ello, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, recomienda la observación de las siguientes normas, basadas en las Reglas de Oro para la preparación higiénica de los alimentos de la Organización Mundial de la Salud. Unas sencillas precauciones evitarán numerosas enfermedades provocadas por una inadecuada manipulación o conservación de los alimentos.

Debemos consumir alimentos que hayan sido tratados o manipulados higiénicamente. No comer leche cruda y que los pescados, carnes y la repostería deben estar refrigerados o congelados. Las mayonesas, salsas y cremas mejor de ovoproductos. También es importante cocinar bien los alimentos ya que muchos de los microorganismos mueren con el calor. Lo ideal es de que alimento alcance un mínimo de 70 grados en su centro. Otra premisa es consumir los alimentos inmediatamente tras ser cocinados. Dejándolos a temperatura ambiente se corre el riesgo de que proliferen gérmenes.

Un alimento cocinado, es un alimento higienizado. Los alimentos que no puedan ser consumidos inmediatamente o las sobras que se quieran guardar, deben mantenerse bajo la acción del calor, por encima de 60º C, o del frío, a 5º C como máximo. Si se va consumir pescado crudo hay que prevenir la anisakiasis congelando el pescado previamente durante cinco días, si su frigorífico alcanza una temperatura de -20ºC o inferior. Esta temperatura solo se alcanza en frigoríficos de tres estrellas (***) o más. Si su frigorífico tiene menos de tres estrellas, lo más seguro es comprar el pescado ya congelado.

Calentar suficientemente los alimentos cocinados es también una medida de prevención. Para conservarlo después de su preparación, se pueden mantener caliente hasta su consumo alimentos como sopas, purés o guisos. Mientras que los que se consumen en frío como ensaladas o gazpachos deben ser refrigerados inmediatamente.

Evitar el contacto entre los alimentos crudos y los cocinados. Un alimento cocinado puede volver a contaminarse por contacto con los alimentos crudos o con objetos que anteriormente hayan contactado un alimento crudo como cuchillos, tablas, superficies, trapos, etc. El trapo de cocina o la bayeta es un excelente vehículo de contaminación. Es preferible usar papel de cocina.

La persona que va a manipular los alimentos, así como la superficie de cocina deben tener una correcta higiene y mantener los alimentos fuera del alcance de insectos y animales de compañía.

Otro punto a tener en cuenta cuando estamos fuera comiendo es utilizar exclusivamente agua potable. El agua potable no es sólo imprescindible para beber, sino también para preparar los alimentos. Debe tener exclusivamente estos dos orígenes: aguas envasadas o aguas de la red pública de distribución en la población. No se debe beber ni usar agua procedente de pozos que no esté potabilizada.

Tampoco consumir alimentos perecederos que estén expuesto a temperatura ambiente. Tanto si estamos en la playa, como en el campo o, incluso en un bar o restaurante, todos los alimentos deben estar protegidos por vitrinas y bien conservados. No deben perder la refrigeración.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Gastronomía


Sopa ramen japonesa.
Ramen, la sopa japonesa que alimenta el alma

Ramen, la sopa japonesa que alimenta el alma

Amplía tu conocimiento de la gastronomía japonesa con uno de los platos más importantes de su cocina

Estos son los diez errores que cometemos en el desayuno

Estos son los diez errores que cometemos en el desayuno

Confiar en la cafeína para obtener energía para empezar el día es uno de los fallos más comunes

Trucos para separar la yema y la clara del huevo

Trucos para separar la yema y la clara del huevo

Te mostramos 4 métodos para realizar esta tarea si la técnica de toda la vida te supone un tormento

Agua mineral o del grifo, ¿cuál es mejor?

Agua mineral o del grifo, ¿cuál es mejor?

El dietista-nutricionista Julio Basulto y el pediatra Carlos Casabona afirman que "no se necesita...

Pollo con membrillo, receta para enamorar en otoño

Pollo con membrillo, receta para enamorar en otoño

Te mostramos cómo crear este plato tan original y repleto de sabor empleando este dulce otoñal

Tarta de queso light, postre ideal para no perder la línea

Tarta de queso light, postre ideal para no perder la línea

Te presentamos una versión más saludable de la clásica cheesecake evitando natas y azúcar

Crema de setas, receta ideal para los días lluviosos

Crema de setas, receta ideal para los días lluviosos

Te mostramos cómo preparar este plato sano y delicioso, típico de la estación otoñal