Marbella ha sido tomada por la poesía, y eso es lo mejor que le podría haber pasado a esta ciudad que una vez fue un paraíso –hoy sigue sin estar tan mal como sus detractores gritan muy a menudo-. Marpoética ha llegado a su quinta edición, y hasta el próximo 7 de abril convierte a Marbella en un destino aún más atractivo. Este raro festival de poesía, al que le gusta combinar los versos con gastronomía, música y cine, ha reunido a un buen grupo de nombres: Arcángel, Antonio Lucas, Antonio Muñoz Molina, Xoel López, Juan José Millás, Tulsa, Agustín Fernández-Mallo, Carlos Briones, Luz Arcas, Los Peligro y paro ya, aunque quedan bastantes más por mencionar. Vamos, que basta con mirar el programa para decidir que merece la pena acercarse a alguna de sus muchas citas –eso pienso hacer, siempre que supere mi aversión a conducir-. Deseando que haya sexta edición de este divertido festival, yo sigo con lo mío: leer a Andrea Camilleri. Las librerías ya han recibido ‘El cocinero del Alcyon’ (Salamandra, 2022), la penúltima de las novelas que el autor siciliano le dedicó a su Comisario Montalbano. Y en esta casa, mi madre y yo somos muy de Montalbano, yo del policía de papel y mi madre de su derivado televisivo. A cada uno lo suyo, que dijo Leonardo Sciascia, a quien sigo echando de menos cada vez que abro un libro de Camilleri.