02 de junio de 2009
02.06.2009
sociedad

El último hundimiento

02.06.2009 | 00:07
Catástrofe. La señora Dean, en una exposición con restos del barco.

Fallece a los 97 años la única superviviente que quedaba del Titanic, Millvina Dean, que sólo era un bebé cuando el transatlántico chocó con un iceberg

Millvina Dean, la última superviviente del hundimiento del Titanic, murió ayer a los 97 años de edad, informaron sus hijos a la cadena pública de televisión BBC. Dean, que falleció en la residencia de Hampshire (sur de Inglaterra) en la que vivía, era un bebé de nueve semanas cuando el famoso transatlántico se hundió en su primer viaje tras chocar con un iceberg en medio del Atlántico el 15 de abril de 1912.
Ella estuvo entre los 706 supervivientes de una catástrofe marítima que se cobró la vida de 1.517 personas y convirtió en leyenda al Titanic, barco en el que la familia de Dean viajaba para empezar una nueva vida y abrir una tienda de tabaco en Kansas. Georgetta, la madre de la señora Dean, y Bert, su hermano de 2 años, también sobrevivieron, pero su padre, Bertram, estuvo entre los fallecidos, la mayoría de ellos víctimas de la falta de botes salvavidas en el que fue el mayor buque de pasajeros de la Historia. Tras la catástrofe, la familia Dean volvió a Southampton, puerto del sur de Inglaterra de donde zarpó el Titanic y donde Millvina pasó prácticamente el resto de su vida.

Hundimiento. Pese a no recordar lo ocurrido, siempre dijo que el hundimiento del Titanic condicionó su vida: "Si no fuera por que el barco se hundió, ahora sería una estadounidense", dijo en una entrevista. Nunca vio la popular y oscarizada película de James Cameron ni los numerosos reportajes que se hicieron sobre el barco por considerarlos "morbosos", pero ella nunca se cansó de contar su historia: "Me gusta contarlo, porque todo el mundo se alborota en torno a mí. Y he podido viajar a muchos sitios gracias a ello y conocer a mucha gente. No me podría cansar, no soy de ese tipo de gente".
Precisamente, el mes pasado, las estrellas de la película 'Titanic' –los actores Leonardo DiCaprio, Kate Winslet y el propio James Cameron– donaron 30.000 dólares para ayudar a Dean en sus últimos años después de que saliera a la luz que había tenido que recurrir a vender su biografía para pagar las facturas de la residencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga