14 de abril de 2010
14.04.2010
Manuel Arias Maldonado. Profesor de Ciencia Política y ensayista

Entrevista: «La Wikipedia es la visión posmoderna de la verdad»

El pensador malagueño advierte del peligro de la enciclopedia on line y de sus deficiencias en castellano.

14.04.2010 | 07:00
El profesor y articulista Manuel Arias Maldonado.

En los últimos años, Arias Maldonado se ha consolidado como una de las voces más reconocidas de su generación. Profesor titular de Ciencia Política en la Universidad de Málaga, ensayista lúcido y controvertido, acaba de publicar un trabajo comparativo de la Wikipedia sugerido por Revista de Libros y el Colegio Libre de Eméritos de Madrid. De los riesgos y bondades de la herramienta, habló ayer en la Sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

–Dicen que la Wikipedia representa una revolución democrática. ¿Cuáles son sus contraindicaciones?
–No se trata de una enciclopedia sistemática y nada garantiza su fiabilidad: a veces los artículos son buenos, a veces no. De modo que hay que usar de ella con prudencia y con la guardia alta. Aunque depende de lo que busquemos en la consulta.

–¿Cómo ha modificado la relación con el conocimiento?
–Ya no tenemos que levantarnos de la silla. Parece una trivialidad, pero hay una gran diferencia entre tenerlo todo en el ordenador e ir a la biblioteca y pasar páginas hasta dar con una entrada del Larousse. La tecnología es una fuerza creadora de hábitos y Wikipedia se beneficia de ello. Podemos añadir a eso la facilidad de la consulta y las ventajas del hipertexto, del vínculo que nos permite adentrarnos en una caja china donde un concepto o dato lleva a otro, y así sucesivamente. Pero la novedad estriba, más bien, en la producción del conocimiento: aquí los expertos no tienen preeminencia, sino que a través de la wiki, que es instrumento de software libre para facilitar la cooperación en red, son los usuarios los que hacen la enciclopedia sujetándose, o no, voluntariamente a algunas reglas o estándares. Representa una visión consensual, posmoderna, de la verdad, de acuerdo con la cual todo es cuestión de punto de vista y de ´discurso´.

–Algunas voces hablan de una generación con más referencias, pero más superficial...
–Sí, el criterio de relevancia está muy desdibujado en Wikipedia: cabe todo, desde una lista de avatares de Pokémon a los pintores prerrafaelistas, pasando por el cine pornográfico o la lista de productos que consume Seinfeld en su teleserie. De hecho, la pelea entre los cofundadores de Wikipedia se debió al conflicto entre la idea de inclusión y la idea de exclusión: Larry Sanger quería una enciclopedia más rigurosa y tradicional, pero Jimmy Wales prefería la expansividad y la combinación de cultura elevada y cultura popular. Ganó este último. Y Wikipedia es por ello la primera enciclopedia genuinamente popular, algo no necesariamente laudable.

–¿Cuáles son las grandes diferencias entre el modelo español y el de otros países europeos?
–Yo he estudiado las Wikipedias anglosajona, española y alemana. Cabía esperar que cada una reflejase la sociedad que contribuye a ella, algo que sucede, si bien no hay que olvidar que la anglosajona es un hipertexto cosmopolita, dado que gente de todo el mundo contribuye a ella. Es la más amplia, con más de 3 millones de páginas. La alemana es la más seria y la segunda en volumen, con algo más de un millón. Y la española, me temo, a pesar de la contribución latinoamericana, la más débil en sus cantidades y calidades; sólo tiene medio millón de artículos. Cuando digo que tiene menos cantidad, me refiero a los temas que cubre: por ejemplo, es la única de las tres donde Jaques Lacan no tiene entrada. Y cuando hablo de calidad, me refiero a la medida en que una Wikipedia, o una página de la misma, cumple con sus propias normas de edición: neutralidad, ausencia de sesgo ideológico, que las afirmaciones se atribuyan a fuentes fiables ...

–¿Qué grado de fiabilidad ofrece?
–Oscilante. Hay algunas páginas excelentes y muchas mediocres. Es, casi, cuestión de suerte. Pero no la recomendaría como fuente única de consulta. Por otro lado, si un lector es avezado, culto, puede manejarse con facilidad y detectar las carencias; si un lector posee grandes lagunas, u océanos de ignorancia, la Wikipedia se torna un peligro.

–¿Qué fue de Borges y de la enciclopedia británica? ¿Han muerto los manuales de consulta?
–Las enciclopedias tradicionales han perdido, en gran medida, la batalla. Wikipedia ofrece herramientas de consulta más ágiles y es accesible gratuitamente. Es notorio que la Britannica ha tratado de adaptarse con su edición web, pero su impacto va a ser como era: minoritario.

–¿Cuál es el uso mayoritario de la Wikipedia?
–Wikipedia es ya un reflejo condicionado del sujeto contemporáneo. Hay un uso adictivo, que es el de los editores, que contribuyen con entusiasmo y parecen tener mucho tiempo libre. Y hay un uso popular, que abarca la búsqueda de material para el trabajo escolar y la curiosidad por el perfil de un Michael Jackson. Y luego está el uso excéntrico, que es una de las grandes virtudes de Wikipedia: páginas con todas las partidas de ajedrez de los Mundiales, una guía de los puentes de Berlín, o las, en general buenas páginas sobre ciencia. No obstante, un asunto importantes el uso de la lengua: el lector español que no sepa inglés tiene acceso una Wikipedia -a un internet en general- mucho más empobrecido que el angloparlante..

–¿Se fiaría de un intelectual que abusa de la wiki?
–Un intelectual puede usar la Wikipedia, pero no abusar de ella. Puede servir como introducción o guía en algunas materias, pero poco más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga