14 de julio de 2010
14.07.2010

Uno de los asesinados en Alicante participó en el secuestro de Melodie

Alain Coelier apareció el pasado lunes acribillado junto a otro ciudadano francés en La Nucía

14.07.2010 | 03:23
Alain Coelier, en 1991.

Uno de los dos ciudadanos franceses presuntamente relacionados con el tráfico de drogas y asesinados a tiros en la madrugada del lunes en una vivienda de La Nucía (Alicante), es Alain Coelier, condenado por su participación en el secuestro de Melodie Nakachian, hija del famoso empresario libanés Raymond Nakachian y la cantante Kimera, ocurrido en el municipio de Estepona en 1987.
Así lo confirmaron ayer fuentes de la investigación, las mismas que no descartaron como móvil principal de los dos asesinatos un posible ajuste de cuentas por asuntos relacionados con el narcotráfico. Aunque la investigación de la Guardia Civil estaba ayer dando sus primeros pasos, las autoridades confirmaron la identidad de una de las personas que protagonizaron un suceso que todavía está grabado en la memoria de miles de malagueños.
Fue el 9 de noviembre de 1987 cuando cuatro encapuchados lograban arrebatar a punta de pistola a la pequeña Melodie a su hermano mayor cuando éste, su mujer y la hija de ambos se dirigían al colegio de Melodie, que entonces tenía cinco años. Once días después, el Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional liberaba en un apartamento de Torreguadiaro (Cádiz) a la pequeña.
En España hubo varios detenidos, incluido el propio Coelier y la que fue considerada autora intelectual del secuestro, Nadinne Etienne. Al primero, ahora asesinado, la Audiencia Nacional de Málaga lo condenó en 1992 a diez años de prisión por su participación en el secuestro. Un año más tarde, el Tribunal Supremo aumentó la pena hasta los doce años de cárcel al entender que Coelier actuó como autor y no como cómplice en el suceso.

Narcotráfico
Tras cumplir condena, Alain Coelier volvió a las andadas, ya que fue detenido en 2006 en el marco de la denominada operación «ZEF», en la que se incautaron hasta 3.500 kilos de cocaína en un velero que navegaba en aguas próximas a Canarias. El precio de tal cantidad de droga en el mercado negro fue valorado por las autoridades en cerca de 300 millones de euros. Coelier, que disponía de numerosas embarcaciones, dirigía una red de narcotraficantes mientras su esposa controlaba las finanzas y el blanqueo de dinero, para lo que se servía de multitud de empresas y locales comerciales. Sin embargo, Coelier saltó a la fama en 1980 tras robar 97 kilos de oro de la Sociedad Rolex en Ginebra y un saco de piedras preciosas. Fue encarcelado, pero el botín nunca se recuperó. En los años 80 fue perseguido por tráfico de resina de cannabis en la región de Nantes (Francia) y llegó a ser condenado por varios delitos. Tras cumplir las condenas, desembarcó en Marbella.
Mientras tanto, la Guardia Civil continúa las pesquisas para localizar a los autores del doble crimen del pasado lunes, a los que irremediablemente se relaciona con los negocios ilícitos de las dos víctimas. La Policía Local halló los dos cadáveres sobre la 1.20 horas de la madrugada en un chalé situado en el número 1 de la calle Sarset, en la urbanización Sol Naciente del municipio de La Nucía. La vivienda dispone de dos puertas metálicas, una peatonal y otra para los vehículos, y desde la calle se pudo apreciar la mañana siguiente un reguero de sangre que procedía de tres charcos que había en el interior de la vivienda, a escasos 50 centímetros del acceso de los coches.
Una vecina de la urbanización de La Nucía relató horas más tarde que la medianoche anterior oyó varias detonaciones provenientes de esa zona y que, en un principio, pensó que procedían de petardos por la victoria de España en el Mundial de Sudáfrica.

Coches de lujo
Esta mujer explicó que la vivienda donde ocurrió el crimen había estado desocupada hasta el pasado viernes, y que desde ese día habían vivido en el interior tres personas, al parecer en régimen de alquiler, y que esos tres días vio «entrar y salir coches de lujo». Además, la mujer relató que se da la casualidad de que, hace unos años, el dueño de ese inmueble fue detenido por un asunto de drogas. La Policía Judicial de la Guardia Civil de Altea continuaba ayer con las pesquisas para tratar de esclarecer el caso y hallar a los autores. Del caso se ha hecho cargo el Juzgado de Instrucción número 2 de Villajoyosa, el mismo que investiga el homicidio del ex alcalde de la vecina localidad de Polop de la Marina, Alejandro Ponsoda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine