20 de julio de 2010
20.07.2010
Clima

Las emisiones de CO2 determinarán el clima de la Tierra durante siglos

La Fundación Nacional de Investigación de EEUU ha elaborado un informe con resultados poco alentadores

20.07.2010 | 16:56
Imagen del entorno del embalse de La Viñuela, en la última época de sequía.

El NRC (National Research Council) Fundación Nacional de Investigación de Estados Unidos, ha elaborado un informe independiente que entre otras conclusiones afirma que de seguir el actual rimo de emisiones de CO2 en nuestro Planeta disminuirían las precipitaciones en la región mediterránea entre un 5% y un 10% por cada grado centígrado de calentamiento del Planeta.

El informe, realizado a petición de instituciones como la Agencia de Protección Medioambiental de ese país y la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, ha estimado diferentes escenarios de concentración de CO2 en la atmósfera, como se puede ver en el gráfico.
La evaluación del NRC lo que hace es cuantificar las relaciones entre las concentraciones de CO2 en la atmósfera y los niveles de calentamiento y sus consiguientes impactos en la Tierra.

Entre las diferentes posibilidades contempladas, el NRC estima que por el aumento de 1ºC en el conjunto del Planeta llovería entre un 5% y un 10% menos en el Mediterráneo, el suroeste de Norteamérica y el Sur de África; el caudal de los ríos se reduciría entre un 5% a un 10% en algunas cuencas, como por ejemplo las de Río Grande y Arkansas; y por último algunas cosechas, como el maíz americano y africano o el trigo de la India, se reducirían entre un 5% y un 10%.

Como se había leído en otros informes similares, el NRC también afirma que el descenso del nivel total de precipitaciones irá asociado a una alta torrencialidad (concentración) de las lluvias.

Otro de los efectos estimados es que el calentamiento de uno a dos grados centígrados provocaría el aumento de la extensión de los incendios forestales en zonas del oeste norteamericano, en concreto, se multiplicará de dos a cuatro veces.

Si se produjera un aumento de tres grados centígrados de temperatura aumentaría la exposición de muchos millones de personas al riesgo de inundaciones costeras.

Por último, si la temperatura llegase a subir cuatro grados, se registrarían períodos estivales notablemente más calientes que los actuales: en nueve de cada diez veranos, en prácticamente todo el mundo, se registrarían temperaturas más altas que las de los veranos más cálidos de las últimas décadas del siglo XX.

El documento advierte que lo que se haga a corto plazo respecto a los gases de efecto invernadero determinará el clima terrestre durante siglos o incluso milenios. El problema estriba en que aunque se consiguiera disminuir las emisiones antropogénicas de CO2 a la atmósfera, nuestro Planeta no puede absorber tanto dióxido de carbono como el que tenemos presente, por lo que harían falta aún muchos años para volver a valores normales que no causaran el efecto invernadero.

El NRC afirma en su informe que el anhídrido carbónico es muy estable en la atmósfera y puesto que se ha superado ampliamente el umbral asumible por los focos absorbedores del Planeta, aunque si las concentraciones de CO2 se estabilizasen a 550 ppm, el planeta se calentaría aproximadamente 1,6 grados centígrados hasta llegar a ese nivel, pero incluso después seguiría subiendo la temperatura en las décadas y siglos siguientes, hasta alcanzar un equilibrio de calentamiento en torno a los tres grados centígrados.

En Cazatormentas están realizando un debate sobre el Informe NRC minuto a minuto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine