26 de agosto de 2012
26.08.2012
Bodegas

La tradición de elaborar un buen vino en Moclinejo

En la bodega Antonio Muñoz Cabrera Midobe producen hasta un total de catorce tipos de caldos

26.08.2012 | 07:00
Juan Muñoz en el interior de la bodega.

«Lo importante para cualquier vino es que se le de un buen trato a la uva en la viña y en el pasero, sin ninguna que se encuentre en malas condiciones. Si no mimas la uva, todo lo que quieres hacer en la bodega no sirve para nada». Así lo resume Juan Muñoz en la bodega casi centenaria que lleva en Moclinejo, donde se encargan de producir unas exquisitas botellas de vino para degustar en cualquier mesa, y con el puro sabor de la Axarquía.

Antonio Muñoz Cabrera, Dimobe, se trata de una bodega fundada en 1927, dedicándose toda una generación familiar a la viticultura y a la elaboración de estas bebidas, y que se ubica en el interior de la comarca, contando con las frutas que se producen en el mismo pueblo así como de otros municipios como Cómpeta o Almáchar.

«El suelo esta formado por placas de pizarra en descomposición unidas por finas capas de tierra donde se retiene el agua», según Muñoz, por lo que se tratan de unos terrenos que evitan los encharcamientos superficiales y mantiene bien el agua en su interior, lo que garantiza junto con las condiciones climatológicas un producto final con una calidad muy reconocida.

Para garantizar un buen caldo, es importante tener en cuenta el calendario para cada tipo. Empiezan con la vendimia los primeros días de agosto y continúan durante todo septiembre. Durante los primeros días de este mes se centran en la elaboración del vino blanco seco afrutado y después pasan al dulce natural, con la uva más madura.

Precisamente la que cortan en estos momentos en las viñas se llevan a los paseros que se hallan en el pueblo, para elaborar el ´naturalmente dulce´; y posteriormente seguirán con los tintos, y así hasta un total de catorce distintas botellas.

La base de la alta calidad de los vinos elaborados por la bodega reside en la ubicación de sus viñas, contando con un clima excepcional y la buena adaptación de la variedad moscatel de Alejandría a su vida en la Axarquía. Las viñas se ubican en la cornisa que separa las poblaciones de Moclinejo y Almáchar, y que se encuentra franqueada por la Maroma. La producción media de viña es de un kilo por cepa, por lo que la concentración de azúcares es muy alta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook