28 de junio de 2013
28.06.2013
Economía

Málaga capital se rebela contra la tónica de recesión de la provincia

Cerró 2012 con una subida del 0,5% del PIB y aglutina ya a un tercio de los ocupados malagueños

28.06.2013 | 05:00
Un turista junto al Museo Picasso de Málaga.

La ciudad de Málaga retornó en el año 2012 a la senda del crecimiento con una subida del 0,5% en su actividad económica tras tres ejercicios continuados de recesión. Este crecimiento, que contrasta con el 1% de caída del PIB que presenta el conjunto de la provincia, ha servido para que Málaga capital haya podido mantener estable su mercado de trabajo tras un lustro de continua contracción, según las conclusiones del anuario 2012 del boletín de la Fundación Ciedes «Málaga Economía y Sociedad», elaboradO por Analistas Económicos de Andalucía,del Grupo Unicaja. En 2012, la ciudad de Málaga registró 178.100 ocupados, pasando a representar el 34,3% del empleo de la provincia, donde el descenso del número de ocupados fue de casi el 4%.

El vicepresidente ejecutivo de Ciedes, Diego Maldonado, afirmó que el crecimiento está relacionado sobre todo con el turismo.

«El comportamiento positivo de la actividad turística ha provocado que aumente la demanda hotelera en la ciudad, tanto la nacional como la extranjera, aunque principalmente el aumento ha sido en viajeros de fuera», recordó. También destacó el turismo de cruceros, segmento que registró un descenso del 5% en el número de barcos pero que aumentó un 2% el número de viajeros. Málaga fue además una de las grandes ciudades españolas que más aumentó su oferta hotelera. En 2012 se contabilizan 14 nuevos establecimientos y un 0,6% más de plazas. Según Ciedes, Málaga es entre las grandes capitales, junto a Bilbao, la única que ha mantenido tasas positivas de crecimiento en viajeros y pernoctaciones.

El consejero delegado de Analistas Económicos de Andalucía, Francisco García Navas, y la directora de Estudios Socioeconómicos, Felisa Becerra, coincidieron en que el turismo volvió a ser «una pieza clave». En contraposición se encuentra la construcción, que según Becerra, «ha sido el sector más afectado por la crisis y continúa inmerso en un profundo ajuste, con el mayor porcentaje de desempleados y un prolongado descenso del precio de la vivienda».

En cuanto a la cultura, destaca el impacto económico del Festival de Málaga, que acogió a 62.000 espectadores, un 11,3% más que en 2011, además de la Noche en Blanco, con 200.000 participantes. Por delante en asistentes están la Cabalgata de Reyes –250.000– y la Feria –5,5 millones–. Los monumentos más visitados fueron la Alcazaba y Gibralfaro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp