18 de noviembre de 2014
18.11.2014
Tribunales

La Sala decide hoy cuándo irá Pantoja a prisión tras exigir la fiscal que entre ya

Anticorrupción pidió a primera hora de ayer a la Audiencia que desestime el recurso de la cantante y se opuso al plazo de un mes solicitado por sus abogados – La fiscal indica que la artista no ha acreditado "circunstancias distintas" a las anteriores

18.11.2014 | 05:00
Isabel Pantoja sabrá qué periodo le concede el tribunal para que ingrese en prisión.

­El cerco judicial sobre Isabel Pantoja sigue cerrándose y ya sólo está a un paso de una celda, después de que la fiscal Anticorrupción, María del Mar López Herrero, presentara a primera hora de la mañana de ayer en la Audiencia Provincial un escrito en el que se opone al recurso de súplica de la cantante contra el auto del pasado 3 de noviembre que la enviaba a prisión y en el que rechaza, además, que se le conceda un plazo de un mes para hacerlo. La Sección Segunda, la misma sala que condenó a la artista, decidirá hoy cuándo entrará la sevillana en un presidio.

Pasadas las ocho de la mañana la fiscal envió el escrito a la Sección Segunda, que sentenció a la artista a dos años de prisión y a pagar 1,14 millones de euros por blanqueo de capitales en una pieza separada del caso Malaya. La Audiencia Provincial, una vez declarado firme el fallo por el Tribunal Supremo, le dio diez días a cinco de los acusados para que hiciesen frente a las multas impuestas y entrasen en un penal. Tras esto, los abogados de la cantante, José Ángel Galán y Graciela Otondo, presentaron la petición de la suspensión de la ejecución de la condena, a la que la artista tiene derecho, pues ha sido sentenciada a dos años o menos y es la primera vez que delinquía, además de haber abonado parte de la sanción económica.

Sin embargo, la Sala se negó a concederle la suspensión de su entrada en prisión, y decidió a principios de mes enviarla a un penal. Los abogados presentaron un recurso de súplica y la petición de que se le concediera un mes para que la artista pudiera poner en orden sus cosas, y ahora, casi dos semanas después, la fiscal se opone a ambos extremos.

Su opinión, de cualquier forma, no es vinculante, y hoy, según fuentes judiciales, la Sala podría notificar el auto final del proceso en el que decidirá si envía a la cantante a prisión. Ya lo hizo hace apenas 15 días, así que resultaría casi irónico que el mismo tribunal revisara su decisión poco después de tomarla. Lo que se espera en el auto de hoy es la fecha de ingreso de la cantante en una cárcel o el periodo que se le concede para que lo haga, posiblemente mucho menor al mes solicitado.

La fiscal basa su petición, de sólo medio folio, en que la artista sevillana «no ha acreditado circunstancias distintas a las anteriores», lo que significa, indican otras fuentes judiciales, que «entre ya en prisión». También se ha opuesto al mes de plazo, porque, además, los cuatro conciertos que tenía pendientes ya han sido cancelados. «La fiscal lo que hace es pedir a la Sala que no estime el recurso de súplica y, por tanto, que ratifique el auto de hace dos semanas que enviaba a la cárcel a Pantoja», apunta la fuente, y a otros de sus compañeros de banquillo, como los banqueros Fernando de Salinas y Benjamín Martínez –año y medio de cárcel–.

Por tanto, salvo sorpresa mayúscula, es decir, que el tribunal dé marcha atrás en una decisión tomada hace apenas dos semanas, hoy se conocerá el día exacto o, al menos, el periodo que tendrá la cantante para ingresar en un penal, un tiempo que ya ha superado con «creces», dijeron las fuentes. Se barajan dos prisiones: Estremera, en Madrid, o Alcalá de Guadaira, en Sevilla, ya que en Alhaurín de la Torre se encontraría con Maite y Jesús Zaldívar y, puntualmente, con su expareja, Julián Muñoz, cuyo dinero ayudó a blanquear.

Ya aseguró la fiscal en su anterior escrito que la «condenada introdujo en el mercado dinero que Muñoz había obtenido ilícitamente en el ejercicio de su función pública en el Ayuntamiento de Marbella».

Asimismo, la artista «aprovechó su relación sentimental favoreciendo con la intimidad que aquella proporcionaba la ocultación y la opacidad de los datos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook