27 de septiembre de 2017
27.09.2017
Vivienda

El alza del precio de la vivienda disminuye las opciones de las familias malagueñas

El OMAU alerta de una falta de casas "asumibles" para gran parte de la población en un mercado reactivado por las compras de fondos e inversores - La subida del valor, relacionada también con el boom del alquiler turístico, puede originar un "cuello de botella"

27.09.2017 | 05:00
Un edificio de viviendas en construcción en Málaga.

La reactivación del mercado inmobiliario en Málaga está dejando en este 2017 nuevos incrementos del precio de la vivienda que amenaza con dificultar bastante la posibilidad de compra a buena parte de la población, según comenta el Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU) en su último informe sobre el sector, recién publicado y que incluye datos hasta septiembre. El valor del metro cuadrado construido ha subido en los últimos doce meses un 6% en la provincia y un 7,6% en la capital.

La nueva situación de mercado, cuyas ventas están dominados aún en 80% de casos por viviendas de segunda mano pero donde empiezan a entrar ya nuevas promociones en construcción, ha contribuido por ejemplo a que los precios en el litoral Este de la capital se disparen entre septiembre de 2016 y septiembre de 2017 un 33%, mientras que el Centro lo hacen un 13% y en el litoral Oeste un 10,5%.

El metro cuadrado construido se sitúa actualmente en una media de 2.399 euros en el caso de la capital y de 2.115 euros en la provincia, según el muestreo del OMAU a partir de visitas y encuestas a las promociones en comercialización. Es cierto que los valores están aún un 24,8% y un 24,4% respectivamente por debajo de los máximos de finales de 2007, justo antes de que empezara la crisis, aunque en puntos de la capital como el litoral Este ya se han recuperado prácticamente los niveles de 2008.

El Observatorio, dependiente del Ayuntamiento de Málaga, advierte en todo caso de que la mayor parte de las familias malagueñas, con su situación económica actual, «no tiene, ni aproximadamente, los recursos necesarios para comprar las viviendas que el mercado oferta, tanto de obra nueva como de segunda mano».

Para el OMAU, el mercado inmobiliario «está dando muestras de recuperación pero de una forma muy particular», entre otras cosas porque actualmente «en el caso de Málaga tiene un porcentaje muy alto de empresas o personas inversoras en lugar de clientes habituales que era la tónica habitual del negocio hasta 2008». Así, «en la actualidad tienen una gran presencia» las empresas multinacionales y los fondos de inversión, que empezaron a aparecer en el mercado a finales de lo años 90.

«La derivada más sencilla de obtener de esta situación es la falta de vivienda asumible económica y financieramente por una gran parte de la población», apunta el Observatorio. El informe insiste en que la diferencia en el actual mercado inmobiliario con respecto a épocas pretéritas no estriba sólo en los cambios en la estructura de las empresas que lideran la oferta, «sino la estructura de la demanda, constituida en periodos anteriores en familias en más de un 90%, y de la que ahora forman parte una mayor diversidad de intereses».

Para el OMAU, «la escasa oferta real de viviendas en venta y la saturación del mercado de alquiler, donde influye fuertemente el mercado de viviendas turísticas, va a provocar posiblemente un cuello de botella problemático en una ciudad como Málaga que vive momentos de expansión económica».

El organismo hace referencia a «los fuertes aumentos de precios interanuales que se están registrando, la limitadísima oferta de viviendas de protección oficial que se realizan, sumado a los bajos niveles de renta de la mayor parte de la población», en este último caso aludiendo al estudio sobre la precariedad laboral de los jóvenes y su relación con la vivienda realizado por el Observatorio de Emancipación de Andalucía.

«Mientras no haya una política de vivienda contundente por parte de las administraciones públicas difícilmente tendrá visos de solución un problema que cada vez afecta a mayor cantidad de personas y familias, y que define el modelo paralelo de la recuperación económica para solo una parte de la sociedad», añade.

Provincia y capital

Los precios más altos de la provincia por metro cuadrado (por delante de los de Málaga capital, que ocupa la segunda posición) continúan siendo los de Marbella, con una media de 2.892 euros tras una subida interanual del 8,9%. En el litoral, los mayores incrementos se registran en Torremolinos (el alza es del 17,5% para una media de 2.088 euros), Fuengirola (11,5% y 2.037 euros) y Málaga capital (7,6% y 2.399 euros).

En el caso de la ciudad, el precio más elevado y la mayor subida porcentual se registran en el litoral Este, con un significativo 33% de incremento que deja el metro en una media de 3.848 euros. La segunda zona más cara es el Centro, donde los valores suben un 13% y el precio alcanza los 3.418 euros. El valor, no obstante, es aún un 12,8% inferior a los máximos que alcanzó en 2008. Otra zona con subidas de dos dígitos es el litoral Oeste (10,5%) y 2.546 euros para el metro de media.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine