07 de julio de 2018
07.07.2018
Salud en verano

El peligro de las dietas milagro

Los especialistas recomiendan realizar dietas seguidas por un nutricionista que reconozca cuáles son los pasos correctos
a seguir para no dañar nuestra salud

07.07.2018 | 20:28
La ingesta excesiva de un solo alimento o la restricción de otro, puede provocar cansancio y dolores de cabeza.

Cualquier régimen que restrinja alimentos producirá falta de vitaminas y minerales - Ahora que llegan los meses de verano y lucir «un cuerpo 10» es una de las grandes prioridades para muchas personas, hay que tener en cuenta que perder peso de forma rápida no es seguro. Las consecuencias varían desde el «efecto rebote», al cansancio, dolores de cabeza, daños en el riñón e incluso en casos con patologías graves pueden provocar daños mayores

­El verano ya ha llegado y con él, las dietas milagro. Todo el mundo quiere estar a punto para estos meses del año. Desfilar por las playas sin complejos, estrenar los conjuntos para las noches estivales. Poder lucir sin complejos. Sin embargo, a pesar de las advertencias y de las múltiples posibilidades que hay para perder ese peso «que sobra» de forma saludable, son muchos los que aún optan por las dietas express. Esas, que restringen de forma deliberada alimentos, coordinan su consumo y hacen que en muy poco tiempo, se pueda eliminar mucha grasa y mucho peso. Éstas, no siempre son efectivas, pues resultan en muchas ocasiones fraudulentas, pero cuando lo son, las consecuencias negativas que producen en nuestro cuerpo pueden llegar a ocasionar trastornos muy fuertes que incluso en ocasiones especiales, podrían llegar a derivar en la muerte del afectado.

«Una persona que padezca una enfermedad, por ejemplo, del corazón, corre el peligro de que estas dietas le produzcan arritmias. Hay casos reportados de mortalidad. Gente que no estaba sana del todo, que ya tenía alguna patología y que al realizar estas dietas, restringiendo calorías y ciertos tipos de alimentos, se han producido dolencias físicas e internas que al final han derivado en situaciones complejas y problemáticas», explica el endocrino del Hospital Quirón José Manuel García.

«La dietas rápidas pueden producir un desenlace fatal», puntualiza el endocrino. Entonces:¿porqué no están prohibidas?. El Ministerio de Sanidad realizó hace varios años un informe en el que están incluidas todas y cada una de las dietas que no son recomendables para perder peso dadas sus características. «Están fuera de las recomendaciones de las sociedades de la sanidad, pero internet es un espacio muy grande, con una gran amalgama de información que no puede estar controlada al 100% y ahí es donde se pueden encontrar», recalca García.

Todas y cada una de estas dietas tiene tras de si «el nombre de algún científico o pseudocientífico». Las dietas del doctor Atkins, Karl o Dunkan. «Algunas, como la Clínica de Mayo, un hospital de referencia del mundo, se le atribuye esta dieta tan ofensiva para la salud, cuando no es real. Se atribuyen estos nombres para indicar que esa dieta es una de las mejores para perder peso, pero no es así».

Existen multitud de dietas mágicas. Las monodietas, como es el caso de la Dieta de la Piña o la Dieta de la Alcachofa. También están las disociadas, donde se restringe el consumo de hidratos de carbono, o las detox, excluyentes, psicológicas y líquidas. Son muchas, pero todas tienen algo en común, la restricción de alimentos. «Si se mira el listado del Ministerio de Sanidad en la Comunidad de Madrid que se llaman dietas mágicas donde se recogen esas dietas que son desequilibradas, es decir, que no son capaces de aportar todos los nutrientes que tú necesitas para vivir de forma saludable», señala el especialista que, además, apunta que «hay que alejarse de todas esas dietas desequilibradas» ya que «que bajemos peso así es muy desequilibrante en cuanto a líquidos, deshidratación, problemas renales o deficiencia de vitaminas y minerales».

La restricción de alimentos no es la única causa que puede provocar dolencias en este tipo de dietas. Algunas de ellas en muchas ocasiones incluyen productos con los que se promete al cliente perder peso, siendo en la gran mayoría de ocasiones, fraudulentos. «Consumen una serie de productos que tienen suplementos de potasio, de otras sustancias activas como la cafeína u otros estimulantes que les mantiene alerta y eso realmente tiene en una persona sana pues como si tomas dos o tres cafés, pero en una persona enferma del corazón es muy grave. Le somete a un estímulo que es muy negativo».

Alternativas

«Todos quieren adelgazar de forma inmediata en poco tiempo y sin esfuerzo. Eso es una salvajada. Estas dietas son peligrosas se advierte sobre ellas, pero para eso estamos los especialistas, para ayudarles a conseguir eso, por otros medios más saludables», recalca García. Así, el especialista hace incapié en que existen alternativas mucho más «sanas» que pueden ayudar a perder peso sin poner en peligro nuestra salud y de forma «permanente». «Mi único consejo es que quien tenga sobrepeso y quiera perderlo, acuda a un especialista. Y una persona normal, que quiera quitarse uno o dos kilos de encima, lo que debe hacer es llevar una dieta saludable, con cinco comidas al día, sin restringir ningún alimento y por supuesto haciendo ejercicio diario».

@mdmedinadeharo

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp