07 de agosto de 2018
07.08.2018
Sanidad

Satse denuncia ante la Inspección de Trabajo al Clínico

El sindicato alega la sobrecarga laboral que sufren los trabajadores ante la falta de sustituciones

07.08.2018 | 05:00
Fachada del Clínico.

El Sindicato de Enfermería (Satse) denunció ayer que el 66 por ciento de las bajas por enfermedad y de las de las reducciones de jornadas de los enfermeros del Clínico no se sustituyen, una situación que les ha llevado a la sobrecarga laboral y presentar una denuncia en la Inspección Provincial de Trabajo contra el Servicio Andaluz de Salud.

Con el objetivo de solucionar este problema, el sindicato interpuso la denuncia el pasado 30 de julio y solicitaron medidas preventivas mientras se soluciona el problema al que se suman otras cuestiones, según detallaron en una nota de prensa.

Los ratios enfermeros no se revisan desde hace más de 10 años y desde el año 2017 hay un incremento en la actividad quirúrgica del centro para disminuir las listas de espera. Desde enero de este año los trabajadores han hecho concentraciones mensuales a la puerta del Clínico para pedir a la dirección «para salvaguardar la seguridad de los pacientes y la propia de ellos». Según el sindicato, a día de hoy la situación es la misma, la dotación de recursos humanos disponible actualmente en dichos servicios es de 3 enfermeras en el turno de mañana de lunes a viernes, 2 enfermeras en el turno de mañana de fines de semana y festivos y 2 enfermeras en el turno de tarde y noche, para atender 38 camas. La media de pacientes por enfermeras en el turno de mañana de fines de semana y festivos, en el turno de tarde y el turno de noche es de 18-19 pacientes.

La situación se agrava en agosto, según detallaron, ya que el hospital mantendrá cerradas 106 camas, de las que 98 son de hospitalización quirúrgica, aún estando funcionando 8 quirófanos programados y 3 de urgencias, lo que provocará que los pacientes sean ingresados fuera de sus unidades de referencia, aumentando la presión asistencial en todas las unidades. El turno de tarde se convierte en un «caos» imposible de controlar y de planificar los cuidados de enfermería, convirtiendo las tardes en un desenfreno total, denuncian.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook