01 de septiembre de 2018
01.09.2018
La Opinión de Málaga

El Clínico aumenta su actividad en 2018 con más consultas y cirugías

Entre enero y julio de este año el centro sanitario ha reducido los tiempos de espera

01.09.2018 | 13:29
El Hospital Universitario Virgen de la Victoria ha aumentado su actividad este año tanto en consultas, como pruebas funcionales e intervenciones quirúrgicas.

El Hospital Universitario Virgen de la Victoria ha aumentado su actividad este año tanto en consultas, como pruebas funcionales e intervenciones quirúrgicas gracias a un Plan de Accesibilidad puesto en marcha en 2017 y que ha continuado a lo largo de 2018.

En concreto, entre enero y julio de este año, el centro sanitario ha incrementado en un cuatro por ciento las consultas y en un cinco por ciento las intervenciones quirúrgicas para, de este modo, reducir los tiempos de espera, según han precisado desde la Junta de Andalucía en una nota de prensa.

El hospital ha atendido un total de 419.030 consultas, lo que supone un incremento interanual de más de 15.000 respecto al mismo período del año anterior. De esas, 114.844 proceden de atención primaria, con un incremento adicional del 5,28 por ciento respecto al periodo equivalente de 2017.

Así, las unidades con mayor incremento de consultas son las de Aparato Locomotor, que incluye Rehabilitación y Traumatología, con un 4,4 por ciento hasta superar las 63.000 consultas, la de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, con cerca de 15.000, Dermatología, con más de 21.200 (un 6,4 por ciento más), Neurología, con 18.600 y un 13,2 por ciento más, y Urología, con más de 18.000.

En lo que se refiere a intervenciones quirúrgicas, se han realizado 11.873, cerca de 500 más que entre enero y julio del año anterior. Respecto a las pruebas diagnósticas, en el Virgen de la Victoria se han realizado más de 300.000 entre radiografías simples, ecografías y tomografías computerizadas. Todas estas aumentaron notablemente respecto al año anterior, con un 2,7, 14,8 y un 21,8 por ciento respectivamente.

A estas hay que sumar, además, la próxima incorporación de una nueva resonancia magnética con la que se triplicará la capacidad de estas pruebas, al pasar de los 10.000 estudios anuales hasta superar los 30.000. Se espera que la puesta en marcha sea antes de que acabe el año y vendrá a dar respuesta a numerosas especialidades, si bien Traumatología, Rehabilitación y Neurología son las que más demandan este tipo de estudios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook