27 de noviembre de 2018
27.11.2018
La Opinión de Málaga
Campaña

La violencia de género y los medios de comunicación

La Asamblea de Mujeres Periodistas de Málaga, con motivo del Día contra la Violencia de Género, ha puesto en marcha una campaña en la que se insta a la reflexión por parte de los medios del tratamiento que se realiza a la hora de abordar este tema

27.11.2018 | 05:00
Algunas de las ilustraciones que componen la campaña 'Porque ellas no mueren, las matan'.

Datos que resumen la actual situación

  • Las cifras de denuncias acompañan a los casos de muerte. En lo que va de año, han sido 45 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, formando parte de los estremecedores datos que desde 2003 son recopilados por el Instituto de la Mujer. Desde entonces, han muerto un total de 973, de las cuales 27 fueron menores. El 2017 se cerró con 49 víctimas, y el pico más alto de violencia machista registrado se localiza en 2008 con 76 mujeres.

En lo que va de año, han sido 45 las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas

Una gran parte de la visión del día a día de una persona está condicionada por lo que ve, escucha y lee en los medios de comunicación. En ocasiones, sólo mediante lo que se cuenta en estos pueden conocerse realidades de lo que sucede diariamente. Por ello, en muchas ocasiones la idea que se tiene de la realidad depende en su mayoría del tratamiento que se da a los hechos en las noticias, reportajes y diferentes contenidos informativos.

Este aspecto es realmente transcendental en temas tan importantes de abordar y dar a conocer como son los casos de violencia de género. Decenas de mujeres son asesinadas cada año en España a manos de sus parejas o exparejas, y a tan sólo un mes de que termine este 2018, ya han sido 45 las que han tenido este trágico final, 12 de estos casos en Andalucía. Según los datos que ofrece el Instituto de la Mujer perteneciente a la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, desde 2003, momento en el que se comenzaron a registrar estos sucesos, han sido 973 las mujeres que han perdido la vida a manos de su pareja o expareja.

Estas cifras hacen que sea de vital importancia lo que se publica en los medios de comunicación y cómo se hace ese tratamiento a la hora de dar a conocer los hechos que forman parte de esta lacra social. Desde este punto, la Asamblea de Mujeres Periodistas de la Asociación de la Prensa de Málaga puso en marcha el 18 de noviembre una campaña para concienciar sobre el trato mediático de esta realidad, movilización que culminó este pasado domingo 25 de noviembre, Día contra la Violencia de Género.

Bajo el lema 'Porque ellas no mueren, las matan', este grupo de periodistas ha ido haciendo público a lo largo de siete días una hoja de ruta con la que evidenciaban a través de imágenes sencillas algunos de los aspectos que más se critican cuando se elabora una información sobre este tema, ilustraciones que se han convertido en el foco central de la campaña.

«Con esta acción lo que pretendemos es hacer una reflexión de cómo dentro de los medios de comunicación llevamos el mensaje de la violencia machista a la sociedad, y de lo interesante que sería rediseñar itinerarios informativos en estos temas», señala Teresa Santos, coordinadora de la Asamblea de Mujeres Periodistas de Málaga.

En ocasiones, no siempre se sigue todo el proceso judicial e incluso tampoco se aborda la situación a la que se enfrenta la familia tras un caso de violencia machista. Son estos aspectos los que se deben abordan en los medios y reivindican desde esta campaña dirigida especialmente a estos. «Hay que tener en cuenta que no se tratan de simples sucesos y que son la consecuencia directa de la relaciones de poder dentro de la pareja, donde al comenzar a tratar la información debemos plantearnos el quiénes, cuándo, dónde, cómo y por qué sin alimentar el morbo», destaca Santos.

A través de sus perfiles en redes sociales, la Asamblea ha publicado diferentes infografías con consejos para informar sobre violencia de género. Lemas como 'Profundizar en la noticia, busca expertas/os, difunde sentencias y pide responsabilidades a las administraciones', 'no publiques imágenes denigrantes de las mujeres víctimas de la violencia de género, ni de sus hijas e hijos', 'los casos de violencia de género no son fenómenos aislados ni sucesos: contextualiza los hechos y echa la vista atrás', 'evita el efecto narcotizante. 'Otro caso de violencia de género, ¿cuántas van?', acaba por normalizar los hechos y restarles importancia' o, 'el vecindario no aporta claves' son los mensajes que reivindican con esta campaña.

«Estamos en una sociedad machista muy implantada y era necesario abrir el debate sobre el uso que las periodistas y los periodistas hacemos a la hora de difundir estos hechos. Es un problema social, no de las mujeres ,por lo que poco a poco se resolverá y se aprenderá de los errores y se llegará a realizar un correcto uso informativo de la violencia y las desigualdades en general», afirma.

También la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) insta a los medios y a los periodistas a ser activos en la lucha contra esta lacra social mediante un tratamiento de la información que siga los protocolos y manuales existentes. Entre estos, se encuentran el que no se trate a la violencia machista como un suceso, sino como una vulneración de los derechos o se fomente la imagen igualitaria entre hombres y mujeres y el uso del lenguaje no sexista.

Denuncias y seguimiento


El pasado año, según las cifras que da a conocer el Observatorio contra la Violencia doméstica y de género, fueron 166.260 las denuncias presentadas por este motivo, un 14 por ciento más que el año anterior. La Secretaría de Estado de Seguridad trabaja sobre los casos de violencia desde el Sistema de Seguimiento Integral, instrumento mediante el cual pretenden establecer una tupida red que permita el control y la protección de las mujeres maltratadas.

Entre los objetivos están el aglutinamiento de las diferentes instituciones públicas que tengan competencia en materia de violencia de género para poder integrar toda la información necesaria, hacer predicciones de riesgo, realizar seguimiento y proporcionar a la víctima un 'Plan de Seguridad Personalizado' con el que puedan aplicarse medidas de autoprotección o prever lo que pueda suceder a través de notificaciones automatizadas cuando se detecte alguna incidencia o acontecimiento que pueda poner en peligro su vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook