18 de septiembre de 2019
18.09.2019
Tribunales

El asesinato de Lucía Garrido fue un crimen "premeditado y cobarde"

La Fiscalía asegura en su exposición inicial que los cuatro acusados no permitieron que la víctima escapase, aunque exculpa a dos de ellos de los hechos materiales al no haber una "prueba sólida"

18.09.2019 | 18:41
Dos de los guardia civiles acusados por el asesinato de Lucía Garrido.

El fiscal del caso de Lucía Garrido, cuyo cadáver fue hallado el 30 de abril del 2008 en la piscina de su vivienda de Alhaurín de la Torre, ha asegurado este miércoles que se trató de un crimen "premeditado y cobarde".

En las primeras declaraciones del juicio por esta causa con cuatro acusados -el exmarido de la víctima, dos guardias civiles y el presunto autor material de la muerte-, el ministerio público ha señalado en su alegato que los supuestos implicados convirtieron el lugar del asesinato en "una ratonera" para que la víctima no tuviese escapatoria.

Las acusaciones particulares -ejercidas por la madre, la hija y la hermana de la víctima- culpan a los cuatro reos, aunque el fiscal no acusa a uno de los guardias civiles ni a la expareja de Lucía Garrido por considerar que no hay "una prueba sólida", pero sin embargo respecto a este último precisa que no cree que sea inocente.

De hecho, el ministerio público ha sostenido que se podría acreditar su colaboración en la ejecución del crimen y que "posiblemente" al final de la vista se le acusará de ser cómplice del delito de asesinato.

Según la Fiscalía, la situación inestable de la víctima originó que los presuntos implicados no se fiaran de ella por el miedo a que ésta hablara de las diversas actividades supuestamente ilícitas que estarían cometiendo algunos de ellos y que eso fue "el auténtico móvil" para acabar con su vida.

Durante la declaración de las partes, uno de los abogados de la acusación particular ha comparado la muerte de Lucía Garrido -encontrada con golpes en la cabeza y un corte en el cuello- con un asesinato de película y ha asegurado que se trata de uno de esos casos "que ponen los pelos de punta".

En su intervención, el abogado del supuesto autor material ha defendido la inocencia de su representado al alegar que "no conocía al resto de los acusados" y que no tiene relación alguna con los hechos.

"Está en libertad porque hay una duda razonable que impedía que siguiera en prisión", ha explicado el letrado, que ha cuestionado la prueba de ADN que se realizó a una llave aparecida meses después del asesinato en la finca donde Lucía Garrido fue hallada muerta.

La defensa del exmarido, al que la acusación particular señala como autor intelectual del crimen, ha rechazado las acusaciones que le relacionan con el tráfico de drogas y el impago de la pensión a la víctima y ha dicho que Lucía Garrido guardaba en su casa 48.000 euros.

"Con ese dinero no se muere nadie de hambre", ha insistido el abogado en relación a la posibilidad de que no tuviera una buena situación económica.

El letrado ha recordado que el hermano de la víctima ha estado en prisión por tráfico de estupefacientes y ha abierto la posibilidad a que fuese ella quien pudiera haber convertido la finca en una guardería de droga.

Por su parte, la defensa de los dos agentes ha explicado que Alhaurín de la Torre, localidad donde se cometió el asesinato, no entraba dentro del ámbito de actuación de ninguno de ellos, ya que ambos prestaban servicio en el puesto de la Guardia Civil de la población de Coín.

Además, ha recordado la inexistencia de antecedentes policiales y penales en el caso de los agentes y ha cuestionado la veracidad del testimonio del testigo protegido, quien hasta el momento no ha sido localizado para su participación en el juicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook