27 de diciembre de 2019
27.12.2019
La Opinión de Málaga
Sucesos

Navidad también se escribe con Zeta

Un grupo de patrulleros de la Policía Nacional de Málaga regala a un repartidor una bici tras perder la suya en un accidente con un vehículo policial en la avenida de Andalucía

27.12.2019 | 11:42
Momento en el que le entregan la bici.

El radiopatrulla de la Policía Nacional salió de la Alameda Principal con destino a la calle Martín de la Plaza, en el Camino de Antequera, para intervenir en un incidente violento en el que un hombre estaba causando destrozos en su vivienda. El conductor del Zeta, que llevaba los sistemas acústicos y luminosos activados, redujo la velocidad a la altura del semáforo que hay frente al edificio de Hacienda. Estaba en rojo, pero al no haber peatones decidió continuar la marcha para llegar lo antes posible a su destino. Eran las 00.20 horas de madrugada del pasado domingo 22 de diciembre y de la nada, tras las vallas del metro que dificultan más aún la visibilidad, irrumpió un ciclista con la intención de cruzar el paso de cebra. La velocidad de ambos hizo que el impacto fuera inevitable. El repartidor, que llevaba un pedido del McDonald's, impactó contra la luna del Zeta y luego salió despedido hacia la calzada. Sufrió magulladuras y una herida en la cabeza por la que fue trasladado al Hospital Regional.

La bici de segunda mano que Francisco Javier se había comprado recientemente por 50 euros para comenzar a trabajar en una conocida empresa de reparto quedó destrozada. Su preocupación por la pérdida de su principal herramienta de trabajo y los pocos recursos para adquirir otra conmovió al agente que conducía el vehículo policial, que incluso se trasladó al hospital para conocer de primera mano los resultados del TAC que le realizaron al ciclista, de 28 años. Tras conocer que no sufría lesiones graves y que el susto le costó unas cuantas magulladuras y ocho puntos de sutura, el agente trasladó a su compañeros de grupo que había decidido comprarle a Francisco Javier una bici nueva. Y en el grupo, todos a una, respondieron con el mismo espíritu solidario y navideño. La colecta se cerró ayer con la compra de una bicicleta con luces y un casco valorados en 225 euros y la sorpresa ha culminado esta mañana con la complicidad de la novia de Francisco Javier, al que han convocado en la Comisaría Provincial con la excusa de que uno de los jefes de grupo de los Zeta quería conocerlo personalmente. Su cara lo dice todo. Feliz Navidaz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook