06 de noviembre de 2020
06.11.2020
La Opinión de Málaga
Crónica

Luces fundidas

Aunque no habrá fiestas ni aglomeraciones, las luces de la calle Larios se encenderán cada noche hasta el día de Reyes

06.11.2020 | 19:46
Miles de personas inundaron el pasado año la calle Larios y sus aledaños para asistir al encendido de las luces de Navidad.

Con la incertidumbre de la pandemia avanzando, la Navidad en Málaga se vislumbra muy incierta, vacilante como la estampa actual de la calle Larios. Otrora, centro del jolgorio, luce hoy melancólica. Este año, con la ausencia de la decoración navideña de las calles y la escasez de público, parece que hasta sus luces brillan más. Y es que este 2020 no habrá espectáculos de luces y sonido que masifiquen el Centro, aunque el Ayuntamiento no ha dado su brazo a torcer y no ha renunciado al alumbrado de la calle. Desde agosto llevan los operarios instalando el cableado y haciendo los primeros montajes. Una decisión, la de la "normalidad" en el gasto del alumbrado, que ha generado debate en la ciudad. Otras capitales de la Costa del Sol, como Marbella o Fuengirola, por citar dos gobiernos populares, han recortado estos gastos y los han empleado para contener el golpe de la crisis que trae la pandemia.

Por una parte, están las personas que piensan que el dinero que invierte Málaga en la iluminación se tendría que destinar en ayudas para hosteleros, autónomos o personas que están sufriendo la crisis económica provocada por la Covid-19. Otra parte de los malagueños ve necesario el decorado navideño para su bienestar emocional, ya que la tercera ola impacta también en la estabilidad del individuo.

Hoy, como un viernes cualquiera, se escucha el tañido singular de la campana de la Catedral. Son las once de la mañana y se puede respirar el mismo ambiente de la ciudad pese a las mascarillas.  Larios se viste de luces fundidas. Luces que poco a poco han perdido esperanza y cada vez captan menos atención en la gente... y tanto, que hasta hay personas que no se han dado cuenta de ellas.

Una anciana con una mujer joven se encuentran sentadas en uno de los bancos. Vienen del Rincón de la Victoria a visitar el centro de la ciudad.  Sin embargo, se les ha olvidado apreciar la decoración. En cuanto se les pregunta por las luces, la mujer mayor saca la cámara y le pregunta a su nieta cómo hacer una foto.

"¡Me parecen fenomenales! Por el día se puede apreciar como si estuvieran encendidas por el reflejo del sol", asegura. En ese momento las dos se levantan y se hacen un selfie. 

Resulta curioso que las luces navideñas sean una de las principales atracciones turísticas de Málaga y sin embargo, ellas no se hubieran dado cuenta. Justo al lado, una mujer está paseando y afirma que tampoco se percató de la decoración. Algo que suena irónico porque ocupa toda la calle.

A lo lejos, en una de las pequeñas intersecciones, se encuentra un grupo de estudiantes del bachillerato de Las Esclavas. Son jóvenes que están acostumbrados a ver las luces todas las mañanas y aseguran haberlas visto encendidas. No obstante, no lo han visto con buenos ojos.

"Lo único que van a conseguir es que la gente se aglomere y es lo que justamente tenemos que evitar. Podría haberse destinado el dinero a otras causas", asegura uno de ellos. Los jóvenes ven más allá las luces que una decoración navideña. Lo ven como un punto de encuentro peligroso, donde no se está teniendo en cuenta la salud de la gente. Muchas veces la sociedad carga en exceso en contra de ellos, cuando hay adolescentes que se preocupan y cumplen con las medidas para prevenir la Covid-19 como es en este caso. 

Con respecto a lo anterior, dos ancianas tienen una opinión que choca con la de los jóvenes. Al contrario de ellos, las dos señoras explican cómo estas decoraciones son necesarias para animar a la ciudad y va a ayudar a evadirse de la situación que se está viviendo. "Somos malagueñas y el decorado da vida a Málaga. A lo mejor con las luces encendidas pueden animar más a las personas. Aunque es una pena lo que tenemos encima con el tema de los negocios", sostiene una de ellas. 

Como es tradición, las luces del alumbrado de la Navidad en Málaga brillarán por completo a finales de noviembre. La bóveda que atraviesa la calle alumbrará este 2020 de forma distinta. A día de hoy, la única incertidumbre que queda por responder es si volveremos a estar confinados, para tener una excusa para ir verlas.

Así fue el encendido del pasado año en noviembre



Compartir en Twitter
Compartir en Facebook