El grupo municipal de la confluencia de IU y Podemos en el Ayuntamiento de Málaga ha presentado 45 enmiendas por valor de 48,5 millones de euros a los presupuestos municipales para 2022 elaborados por el equipo de gobierno del PP y Cs, estructuradas a través de siete planes de acción con los que se persigue impulsar políticas «en favor de la creación de empleo, la sostenibilidad ambiental, las políticas sociales y de vivienda pública, la cultura, el deporte y el fomento de la democracia local».

El concejal de la confluencia Nicolás Sguiglia consideró ayer que «previsiblemente serán los últimos presupuestos del actual mandato y saldrán adelante con el apoyo de un concejal tránsfuga, a pesar de que tratarse de unas cuentas injustas y continuistas».

«No son los presupuestos que necesita Málaga para afrontar los grandes retos de ciudad, como la recuperación económica, las políticas sociales para no dejar a nadie atrás o impulsar una ciudad verde y sostenible. Son tan nefastos que certifican incluso que el equipo de gobierno incumple sus promesas electorales», abundó. En este punto, explicó que las 45 propuestas «se reparten en siete ejes de actuación».