Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Precio de los carburantes

El paro del transporte tiene ya casi paradas el 70% de las obras de construcción en Málaga por falta de materiales

La ACP afirma que la mayor parte de los tajos sufre falta de suministros básicos como el hormigón y el acero y muestra "gran preocupación" por la situación, que se une al enorme encarecimiento de las materias primas

Protesta de los camioneros por el Centro de Málaga

El paro del transporte, que cumple este jueves su cuarta jornada, está también afectando ya de forma generalizada al sector de la construcción de Málaga, que se está viendo desabastecido de los materiales básicos para continuar su actividad habitual en los centenares de tajos de obra que hay repartidos por la provincia. La secretaria general de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga (ACP), Violeta Aragón, ha explicado a este periódico que la práctica totalidad de la obras están afectadas al menos de forma parcial por la falta de suministros, con un 70% de ellas donde los trabajos están ya casi paralizados.

"Muchos transportistas del sector están dejando de trabajar estos días y eso está dejando a las empresas constructoras sin materiales. El paro está afectando desde el lunes, pero cada día es más complicado continuar. No llega ni el hormigón ni el acero, por ejemplo. Todas las obras están afectadas, ya sea de obra civil o de viviendas. Los que pueden están reorganizando tareas para no detener por completo el trabajo, pero otros no están teniendo otro remedio que parar", comenta Aragón. La ACP ha mostrado "gran preocupación" por el devenir de la actividad si la situación no se normaliza en los próximos días.

De hecho, en la protesta de camioneros que ha colapsado este jueves el Centro de Málaga, y en que la que han participado decenas de transportistas, ha habido numerosa presencia de vehículos de negocios que dan servicio al segmento constructor en campos como las grúas o el movimiento de hormigón.

Aragón ha afirmado que el paro de los transportistas ha venido a empeorar más aún la complicada coyuntura que atraviesa la construcción, muy afectada, como el resto de sectores productivos, por la subida de precios de las materias primas. El aluminio, el acero o la cerámica se ha venido encareciendo de forma significativa desde mitad del pasado año por la crisis mundial de suministros, pero esta tendencia se ha agravado todavía más a partir de la invasión rusa de Ucrania. La ACP recuerda que algunos elementos básicos, caso la cerámica, son importados por el sector constructor precisamente de la zona de Ucrania.

"Estamos al límite, con muchos problemas que ahora se han visto aún más acentuados con la guerra y con este paro del transporte", comenta la responsable de la ACP, que cree que el encarecimiento de costes de producción que sufren las empresas constructoras también redundará en mayores dificultades para optar a los concursos de obras que saquen las administraciones, ya que los precios de los contratos no darán siquiera para cubrir gastos. De hecho, apunta, ya se ha dado el caso de alguna licitación pública de cuantía cercana al millón de euros que se ha quedado desierta al no entrar ahora mismo dentro de los parámetros mínimos de rentabilidad, debido al incremento de los materiales de construcción y la energía.

La Asociación Nacional de Constructores (ANCI) que, al igual que la ACP, está integrada en la Confederación Nacional de la Construcción apunta en su último informe, que todavía no refleja el impacto de la guerra en Ucrania, que el incremento de los costes de los materiales de construcción es "el reflejo del aumento desorbitado del "precio de las materias primas en los mercados internacionales, iniciado a mediados de 2020.

Así, hasta finales de enero, el acero había subido un 46% en un año, el aluminio un 53%, el cobre un 19% y la madera un 10%. La energía, además, se había incrementado de media un 78%.

"Las subidas de precio más significativas han sido la del acero y el petróleo, si bien la madera y los metales también han experimentado un incremento muy importante. Es una situación muy complicada y que, por lo que apuntan los mercados, no se va a resolver a corto plazo", señala la ANCI, que advierte del "riesgo" que esta situación implica, por ejemplo, para la viabilidad económica de los contratos de obra pública.

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha pedido al Gobierno una "respuesta" a las protestas a través de su cuenta de Twitter.

"El encarecimiento de la logística supone más inflación y nos afecta a todos. Lo que el Gobierno deje de recaudar en impuestos por carburante lo acabará ingresando igualmente por la actividad económica inducida", ha señalado el regidor.

Compartir el artículo

stats