Las obras de mejora de la estación de bombeo de La Rosaleda, en Málaga, permitirán que se duplique el envío de agua a la comarca malagueña de la Axarquía, al pasar de 200 a 400 litros por segundo.

Ello permitirá aliviar la situación del embalse de La Viñuela, en esa comarca, que se encuentra con un 12 por ciento de reservas, lo que supone un 53 por ciento menos de agua que hace un año, ha explicado este jueves la consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, en la puesta en marcha de la estación de bombeo.

Ha añadido que estas obras "se complementan directamente con el primer tramo de la Autovía del Agua que la Junta puso en marcha el pasado abril y, por tanto, aportan nuevos recursos hídricos adicionales a la Axarquía”.

Con la puesta en funcionamiento del bombeo de La Rosaleda, ya se está generando un volumen de agua de 18 hectómetros cúbicos a la comarca, que precisaba con urgencia este tipo de actuaciones, según Crespo.

De esta cantidad, seis hectómetros cúbicos están destinados directamente al consumo de la población y los doce restantes a los regantes a través de las aguas regeneradas que están proporcionando los terciarios de las depuradoras de Torrox, Rincón de La Victoria y Vélez Málaga.

A corto o medio plazo, se sumarán los terciarios del Peñón del Cuervo, cuya obra está ya en ejecución, y se alcanzarán los 19 hectómetros cúbicos de aguas regeneradas como fuente hídrica adicional para el sector agrícola.

Con la finalización del bombeo de La Rosaleda se alcanza la cifra del 50 por ciento de obras ejecutadas enmarcadas dentro del primer Decreto de Sequía para la provincia de Málaga”.

Una de las zonas más beneficiadas de este grado de cumplimiento ha sido la Axarquía, con seis actuaciones finalizadas de dicho Decreto, concretamente los terciarios de Torrox, Rincón de La Victoria y Vélez-Málaga, el bombeo de La Rosaleda y los pozos del río Chíllar, que, a falta del informe de Industria, entrarán en funcionamiento en breve.

Crespo ha resaltado la necesidad de “no desdeñar ninguna fuente hídrica para Andalucía", por lo que es "de vital importancia combinar la depuración, los trasvases, las aguas regeneradas y la desalación, ya que todas estas infraestructuras vienen a sumar y a dotarnos de nuevos recursos que, sin duda, ayudarán a prepararnos para el cambio climático y procesos de sequía".

Ha recodado que en el BOJA ya se ha publicado la demanda de la concesión de 25 hectómetros cúbicos de agua desalada para que, una vez se presenten los proyectos y sean públicos, puedan presentarse todas las empresas que lo estimen oportuno.