Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Sequía

Málaga inicia el año hidrológico con escasas reservas y pésimas perspectivas

La provincia mantiene un 3% menos de reservas en sus embalses que hace justo un año, pero la situación es crítica en La Viñuela - El pantano de mayor capacidad de la provincia roza el 10%, después de un nuevo septiembre casi sin lluvias

El embalse de La Viñuela se encuentra al 10% de su capacidad y recuerda estampas históricas como las que ofrecía allá por 1995 o, con posterioridad, en el año 2008. | ÁLEX ZEA

Justo 12 meses después y la sequía sigue amenazando el futuro de miles de hectáreas en la provincia. El año hidrológico ha comenzado este fin de semana con un 3% menos de agua almacenada que en 2021 en el conjunto de todos los embalses malagueños, que ya sufren desde hace tres ejercicios un déficit estructural. Pero la situación es especialmente grave en la comarca de la Axarquía.

La Aemet aventura un otoño especialmente seco y cálido, tal y como ya adelantase el mes pasado este periódico. Y ese pronóstico se ha confirmado en estos días, como atestiguan máximas de hasta casi 30 grados en Málaga capital, Rincón de la Victoria o Algarrobo durante la pasada semana. Fueron algunos días los termómetros más elevados de toda Andalucía.

A ese calor le acompaña una campaña veraniega prolongada, como ocurriera el pasado año, de forma que las ocupaciones hoteleras siguen en números incluso superiores a los de 2019, con el consiguiente gasto extra de recursos como el agua, según agregan los responsables públicos consultados ayer.

Nada hace presagiar que no nos enfrentemos a un 2023 con necesidades urgentes de más aportes hídricos. De hecho, alrededor de 1,5 millones de andaluces tienen algún tipo de restricción en materia de suministro de agua potable, como señalaba ayer la propia Junta de Andalucía.

El pantano de mayor capacidad de la provincia malagueña rozaba ayer el 10%, mínimo que impide ya la aportación de recursos hídricos como consecuencia de la capa de lodo que se establece como umbral. Los técnicos que gestionan el agua en alta en la comarca de la Axarquía subrayan que no se vive una situación parecida desde que en 1995 o 2008 se atravesaran sendos periodos de sequía también críticos.

Así pervive como puede el regadío axárquico, especialmente los cultivos de árboles subtropicales como aguacates y mangos, a la espera de nuevas y más abundantes precipitaciones. De hecho, las borrascas de este pasado mes de septiembre no han dejado volúmenes significativos, con apenas cuatro o cinco litros por metro cuadrado en los afluentes del propio embalse de La Viñuela.

El año hidrológico que ahora termina no ha deparado restricciones tan elevadas en el campo axárquico como las de hace unos años, gracias a la incorporación de aportes de aguas regeneradas o de caudales procedentes del embalse de la Concepción desde el mes de abril. Pero este lunes se ha tomado la determinación de que se deje de suministrar agua no regenerada a unas 6.000 hectáreas dedicadas al cultivo del aguacate y el mango.

De esta forma, la Junta pretende garantizar el suministro a unos 160.000 habitantes empadronados y segundas residencias ubicadas en el ámbito territorial que depende del pantano de La Viñuela. La noticia no sorprende al conjunto de los productores, que desde hace años reclaman medidas a largo plazo y que durante el último año se han apresurado en la construcción de depósitos hasta en localidades de la Alta Axarquía, como Cómpeta, habitualmente más dotadas de agua potable por su mayor pluviosidad.

Otros pueblos como Comares han puesto en marcha medidas a lo largo del mes de septiembre, al objeto de garantizar con camiones el suministro para la población. Fuera de la comarca axárquica, en Archidona se trabaja de la misma manera desde este verano en la búsqueda de aportes, mediante nuevos pozos públicos, a la red municipal de abastecimiento de agua. Estas prospecciones parten de la progresiva bajada de los caudales procedentes de los pozos ya existentes, también hasta mínimos inéditos en décadas.

Aportaciones de agua regenerada, alivio para el subtropical

La Junta de Andalucía anunciaba hace justo una semana nuevas inversiones para el aprovechamiento de las aguas regeneradas procedentes de la EDAR de Rincón de la Victoria, de manera que puedan servir estos aportes para incrementar la dotación de suministro público para el regadío en el sistema de La Viñuela. Dichos aportes se unen a los que se han puesto en marcha este año en instalaciones de la misma naturaleza en Vélez-Málaga o Torrox.

Compartir el artículo

stats