Malas noticias para el Málaga CF y el resto de clubes andaluces. La situación de la pandemia en la comunidad autónoma -y en el resto del país- no mejora, sino todo lo contrario, y eso está llevando a las autoridades a pensarse seriamente restringir el número de aficionados que podrán entrar en las gradas de los estadios en las primeras jornadas del campeonato liguero, que arranca en solo dos semanas.

Todavía no hay una confirmación oficial. De hecho, desde el club de Martiricos aseguran que todavía ninguna institución encargada de estos menesteres le ha confirmado el aforo con el que podrá contar La Rosaleda en el estreno liguero frente al Mirandés el próximo 16 de agosto, en tan solo 17 días. Pero pese a que la decisión no está tomada, las últimas informaciones apuntan a que de seguir así el ritmo de contagios en Andalucía, la Junta podría optar por solo permitir un 25% de ocupación en los asientos de los estadios, según apuntó Radio Marca Cádiz.

La próxima semana será clave para que la Junta de Andalucía tome una determinación definitiva al respecto. El comité de expertos se reunirá en los próximos días y es muy probable que se tome una decisión concreta. Además, cabe la posibilidad de que el tema se traslade al consejo interterritorial para intentar unificar criterios en todas las comunidades y que no haya clubes que tengan esa ventaja por contar con más seguidores en las gradas, aunque esta cuestión será difícil de lograr viendo cómo se han desarrollado las decisiones políticas durante toda la pandemia.

Una de las opciones más probables en este escenario es que el aforo vaya variando según avance la situación pandémica. Aunque en las primeras jornadas solo se pudiera contar con un 25% de aforo, que en el caso de La Rosaleda correspondería a 7.500 aficionados -si esto llega a confirmarse-, lo normal es que conforme avancen las semanas las autoridades sanitarias abran más la mano y permitan elevar el número de seguidores que puedan acceder a los recintos deportivos.

En esas, los clubes siguen atados de pies y manos en el tema de abonos. Esta incertidumbre provocada por la incidencia del virus en las últimas semanas ha provocado que el club de Martiricos aún no haya podido sacar a la luz los carnés de la próxima temporada. Hasta que no se aclare un poco más la situación, los rectores blanquiazul no podrán asegurar cuántos aficionados podrán entrar a La Rosaleda, y por tanto no podrán lanzar la oferta definitiva para que sus hinchas adquieran los nuevos abonos.

En los próximas días, incluso horas, puede haber novedades al respecto, pero por ahora los clubes no han recibido la notificación oficial por parte de las autoridades, aunque las últimas noticias no invitan al optimismo.