Joaquín Villanova Rueda cumple hoy sus bodas de plata como alcalde de Alhaurín de la Torre. El 28 de octubre de 1996 juró su cargo como regidor durante un intenso Pleno en la Casa de la Juventud, y puso fin a una serie de convulsos meses, llenos de sobresaltos políticos e inestabilidad institucional que se remontaba a enero de ese año, tras la dimisión del ex primer edil Antonio Vega, recientemente fallecido.

Desde entonces, acumula hasta seis mayorías absolutas, cimentadas entre el 43 y el 61% del voto ciudadano -con entre 4.000 y 9.000 sufragios en función del progresivo aumento de población- en los distintos procesos electorales locales, y ha liderado la transformación del municipio de pueblo modesto a ciudad pujante, con calidad de vida, servicios públicos, zonas verdes, dinamismo social, cultural y deportivo, además de una solvencia económica con capacidad de ahorro de las arcas municipales.

Joaquín Villanova, de 64 años, accedió a la Alcaldía, procedente de la Agrupación Social Independiente de Alhaurín de la Torre (ASIAT) y después de 9 años como concejal de delegaciones, como Juventud y Economía. En un año 1996 excesivamente complicado, con la vida institucional paralizada, con hasta cinco alcaldes distintos, resoluciones judiciales y un grave colapso económico de la tesorería del Ayuntamiento, decidió junto con un grupo de ediles de esa formación dar el salto al Partido Popular, que absorbió al buena parte del núcleo del grupo independiente.

Desde entonces, ha mantenido una estabilidad política que ha reactivado la capacidad inversora del Ayuntamiento, con más de 300 actuaciones en poco más de dos años y medio, lo que le valió en mayo de 1999 su primera mayoría absoluta, a la que siguieron cinco más.

Joaquín Villanova, en el centro, durante el pleno en el que fue investido alcalde de Alhaurín de la Torre. L.O.

A nivel demográfico, Alhaurín de la Torre ha pasado de 16.914 habitantes censados a finales de 1996 a más de 43.000 empadronados en la actualidad, con un presupuesto municipal que supera los 40 millones de euros, una gran red de servicios, una gran infraestructura deportiva y una gran pujanza económica.

En su trayectoria política, Villanova ha sido senador del Reino (2000-2004) y diputado en el Congreso (2011-2015), y desde hace unos años ocupa la vicepresidencia de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP).

También trabajó un tiempo como consejero delegado de la Empresa Provincial de Vivienda de Málaga (Emprovima), dependiente de la Diputación, y destaca por su vocación de servicio, su activismo en ONGs y colectivos desde que era joven y su férrea lucha por el municipalismo. "Lo primero, mi pueblo", es su frase favorita.