Cuatro organizaciones criminales dedicadas al tráfico de drogas han sido desarticuladas en Málaga en varias operaciones de la Guardia Civil en las que 24 personas han sido detenidas y se han intervenido más de 2.000 plantas de marihuana, 53 kilogramos de cogollos de esta droga y 188 kilogramos de hachís.

En la primera operación, los agentes comprobaron que una organización criminal, cuyos integrantes eran de nacionalidad albanesa, estaba asentada en el Valle del Guadalhorce y en los registros de dos casas de campo se han intervenido 959 plantas de marihuana y han sido detenidos dos ciudadanos, según ha informado la Guardia Civil este jueves en un comunicado.

En la segunda actuación han sido detenidas cinco personas de nacionalidades española y francesa por delitos de pertenencia a organización criminal y contra la salud pública, y se han intervenido más de cuatrocientas plantas de marihuana en un registro domiciliario en Benalmádena y desmantelado una plantación en Yunquera.

En la última operación, iniciada en septiembre del año pasado, los guardias civiles recibieron un aviso de que personas de origen albanés y británicas frecuentaban una nave industrial ubicada en Coín y que "podrían dedicarse al tráfico internacional de drogas" a través de una empresa de tapadera dedicada al transporte de mercancías por carretera.

Tras varios meses de investigación, comprobaron que se trataba de "dos potentes organizaciones criminales" que transportaban la droga hasta Reino Unido e Italia en camiones de gran tonelaje y que contaban con el apoyo de otra organización más pequeña de Mijas, por lo que hicieron dos fases de explotación.

En la primera, los agentes interceptaron un camión que transportaba en dobles fondos 188 kilogramos de hachís y realizaron dos registros domiciliarios en Mijas y Marbella, donde fueron detenidas siete personas de origen británico, se intervinieron dos camiones, siete turismos y 11.000 euros en metálico.

Droga intervenida durante uno de los registros de la Guardia Civil. L. O.

En la segunda fase se interceptó un turismo que transportaba 52 kilogramos de marihuana y registraron un centro asociativo de consumo de esta sustancia ubicado en Marbella, donde fueron detenidas diez personas, además de otras tres implicadas "en calidad de investigadas" de nacionalidades española y albanesa, a uno de los cuales le constaba una Orden Europea de Detención para su extradición a Italia.

Con esta fase de explotación, los guardias civiles desarticularon en su totalidad una segunda organización criminal compuesta en su mayoría de personas de nacionalidad albanesa y contaron con la colaboración de las autoridades de Reino Unido e Italia, países a los que iba destinada la droga.