Kiosco

La Opinión de Málaga

Medioambiente

Vecinos denuncian los olores «insalubres» de Campillos

El Ayuntamiento informa de que ya se está llevando a cabo un estudio para analizar los principales focos del mal olor y establecer las medidas necesarias para combatirlo

Planta de biogás de Campillos.

El grupo vecinal ‘Campillos no malos olores’ se ha manifestado ante los malos olores que lleva padeciendo el municipio desde hace varios años, sobre todo en la entrada a la población, lo que podría deberse, tal y como apuntan, al esparcimiento de purines en las tierras de labor como abono para fertilizar los cultivos.

Pese a que con el paso de los años este problema «parecía haber disminuido», desde el año 2016 los olores fétidos asolan la población de una forma «indeseable» siendo cada vez más «intensos, prolongados y frecuentes».

Así lo explica Gloria Romero, vecina de Campillos, que ha impulsado una recogida de firmas para «dar difusión a este grave problema de salubridad pública que sufre nuestra población».

La base de la economía del municipio se debe principalmente al sector agropecuario, agricultura y ganadería siendo, en este último caso, uno de los pueblos con mayor número de granjas de porcino junto con Teba y Almargen. Para dar salida a todos los purines que estas granjas producen se construyó una planta de biogás para, de esta manera, contribuir a la mejora del medio ambiente de la localidad.

Sin embargo, los olores que se desprenden de la planta de biogás agroindustrial, que abrió sus puertas en la localidad durante el año 2016, es una de las principales hipótesis que los vecinos barajan como causantes del olor.

«Durante el verano de 2021, vivimos unos episodios especialmente intensos y desagradables de malos olores, los cuales impedían a los vecinos actos tan sencillos como ventilar las casas, a partir de aquí ya se puede imaginar lo que esto supuso sin tener que añadir más ejemplos», explica Gloria, quién añade que «a raíz de estos hechos, un grupo de vecinos tuvimos la iniciativa de recoger firmas para comunicar nuestras protestas y, posteriormente, entregarlas en el Ayuntamiento; conseguimos un total de 1.446 firmas de nuestros vecinos».

A raíz de esa queja pública, el Ayuntamiento de la localidad, como indican desde el grupo vecinal, celebró una reunión con agricultores, ganaderos y gerente de la planta de biogás, comprometiéndose todas las partes a realizar mejoras para evitar, en lo posible, más emisiones de estos desagradables olores.

No obstante, los ciudadanos de la zona denuncian que aún no se ha establecido ninguna de las medidas acordadas, pese a la presentación de nuevos escritos en 2021 y 2022.

«En uno de los plenos celebrados en el Ayuntamiento se comunicó que se contrataría a una empresa para detectar estos olores y hacer un estudio sobre ellos. Sin embargo, hasta ahora, no hemos recibido ni se han hecho públicos más datos sobre el estudio previsto».

Por su parte, el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Campillos, Diego Lozano, explica que «está siendo complicado definir el problema» pero que ya se ha puesto en marcha un estudio para «determinar los focos principales del olor y actuar sobre ello».

«Creemos que los lodos de las depuradoras pueden estar influyendo más», añadiendo que «la empresa encargada del estudio ya se ha puesto en contacto con las personas que aplican estos lodos». Sin embargo, tal y como explica el teniente alcalde, aún se está tratando de fijar un día para recoger las muestras, que será el próximo junio, ya que «si vienen a Campillos un día en el que no haya olor y no se estén aplicando dichos lodos, el estudio no será concluyente ni real», explica.

Lozano considera que lo más probable es que el foco principal del olor provenga de tres fuentes fijas: la balsa de purines de granja, la estación de tratamiento de aguas residuales y la planta biogás, que se suma a una causa atemporal que sería la aplicación de lodos de depuradoras en el campo.

Por ello, tal y como informa el concejal, «una vez que se concluya el estudio, se llevarán a cabo las correspondientes acciones correctivas y preventivas».

«Desde la empresa nos han indicado que quizás lo más adecuado sería, una vez que se realice el estudio, establecer en cualquier punto del pueblo una estación meteorológica que, dándonos la dirección del viento, nos ayude a prevenir esos olores evitando el arrojo de purines en ciertas zonas de la localidad esos días concretos», expone.

Además, el concejal insiste en que «se está haciendo todo lo posible para frenar los malos olores» y que «la ciudadanía tiene toda la información al respecto de manera pública, a través de los plenos», concluye.

Compartir el artículo

stats