01 de noviembre de 2018
01.11.2018
La Opinión de Málaga
Lo que hay que oír

Palabras más de libro

Aitana Ocaña, "benjamina de Operación Triunfo", escribe "La tinta de mis ojos"

01.11.2018 | 05:00

Me entero por la prensa de que Aitana Ocaña, "la benjamina de Operación Triunfo", publicó su primer libro hace unos días, titulado "La tinta de mis ojos". Aleluya, los cielos se regocijan. No es un libro baladí, pues la editorial aclara que va con ilustraciones de la propia Aitana - "a carboncillo y tinta", nada menos-, no en vano se trata de una "fantástica ilustradora". Ojo, "fantástica": temblorosos se revuelven en sus tumbas Picasso y Miró. Además, la cantante y hoy escritora nos aclara que en realidad no es un libro propiamente: "Lo que tienes entre las manos no es un libro. Es una ventana a mi mundo a través de mis sentidos". Declara Ocaña que la ayudó "una ´coach´ escritora", a la que está "súper agradecida por toda esa ayuda y experiencia que me ha inculcado". Bien nacida la "extriunfita". Y remata: "Yo siempre he escrito con muchas faltas de ortografía y nunca me he expresado bien. La ´coach´ me ha ayudado mucho en la forma de expresarme. Tenía muchas ideas, pero ella me ha ayudado a corregir las faltas y a poner palabras más ´de libro´". Fantástico, sí. Me parece muy bien. Por qué no van Aitana y su "coach" a escribir un libro cuando futbolistas, cerrajeros, presentadores, magos y castañeras aúnan esfuerzos para solucionar la crisis lectora en España alumbrando obras en las que todo es positivo, nunca negativo, todo es sentir y no pensar, todo son vivencias y perseguir sueños, todo es ser auténtico y uno mismo y viva Cartagena. La humanidad no descansará hasta conocer al detalle cada una de las nimiedades existenciales de tan benefactores famosos, dotados en general de una absoluta falta de formación y rayanos en el analfabetismo funcional, pues con orgullo confiesan que ni saben expresarse, ni conocen reglas gramaticales, ni Dios que lo fundó. Qué más da. Con lo que antes se llamaba un "corrector de estilo" y hoy un "coach", listo Calixto. A lo mejor estos libros –todos iguales- le solucionan las ventas de otoño a más de una librería. Aitana va por la 3ª edición. Luego le darán el Planeta o el "Princesa de Asturias" y tutti contenti, menos Vargas Llosa. Por eso quiero acudir en ayuda de nuestra autora. Ella sabe muy bien que en un libro hay que "poner palabras más ´de libro´", no palabrucas, palabrillas o palabritas. Palabras más de libro, palabras de alto estilo, palabrazas, palabronas. Y ahí recurre a la "coach" y hace muy mal. ¿Para qué acudir a una "coach" si tiene a mano los inefables dictados de don Luis Miranda Podadera, donde a manos llenas encontrará súper palabras "más de libro" que el copón? No los conoce, porque es muy joven. Pero aquí es donde vengo yo en su auxilio. Lee, Aitana: "Era Cervantes humilde alcabalero que errante exigía la exacción de tributos y gabelas". Sigue, sigue, no pares: "En inmunda zahúrda, sin más luz que la de un pequeño intersticio o claraboya€". Mira cómo se define a un personaje, Aitana: "Sancho era un hobachón y bahúno palurdo". ¿Quieres más palabras de libro?: "Sus áureas páginas son inagotable venero con mágico sahumerio". Y aquí tienes palabras más de libro para que escojas: "Se aojó nuestro propósito al saber que tu convecino fue arrojado al calabozo, vilmente aherrojado. Excarcelado, cogió su escarcela". No te pongo ni comillas: Al botar la corbeta, mi caballo bayo hizo una corveta. No rehusé el óbolo. En qué te basas para decir que los juguetes del bazar están en el vasar. Calló por coquetería Don Cayo decir que le molestaba un callo. En Álava se alaba la victoria de los aviadores del hidroplano. En el aboyado de mi abuelo, cerca de la boya, he visto un casco de húsares abollado. ¿No ves, Aitana, que son prodigios de surrealismo - aunque no sepas lo que es surrealismo- como esta perla podaderiana?: "Ni ovetenses ni ubetenses cazaron al gerifalte". ¡Supérame eso, "coach"!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog