12 de enero de 2019
12.01.2019
En corto

Ética del asteroide

12.01.2019 | 05:00

A ver si lo he entendido: en el espacio no hay roce, erosión de fuera a dentro, y por eso el asteroide Última Thule ha mantenido esa forma. Los grandes objetos redondos del cosmos son fruto de su propia gravitación, de dentro a fuera, y ésta es función de su masa. Bien, quizás lo haya entendido mal, pero así el misterio de la forma de Ultima Thule será para mi aún más secreto. En cuanto a los humanos, ¿somos modelados de fuera a dentro o de dentro a fuera? En este caso será un equilibrio, una interacción, un juego de fuerzas, y algo tendrá que ver ahí la voluntad. La tentación de ser un asteroide con su forma propia es grande. Es verdad que su pequeño tamaño lo hace casi irrelevante, y encima Ultima Thule está sujeto a una órbita fija, por lo que tampoco es libre. Pero, ¿no es envidiable mantener la forma propia de uno sin estar sometido al azar de andar suelto por el espacio?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog