20 de febrero de 2019
20.02.2019
360 grados

El fascismo puede adoptar nuevos ropajes

20.02.2019 | 05:00

"El ur-fascismo puede volver bajo el más inocente de los ropajes. Y es nuestro deber desenmascararlo y señalar con el dedo cualquier nueva forma que pueda adoptar».

Recuerda ahora esas palabras del gran Umberto Eco en su opúsculo Il fascismo eterno su compatriota, el historiador marxista italiano Luciano Canfora para referirse al peligro de los nuevos populismos de extrema derecha (1).

Eco iluminaba en ese librito los caracteres fundamentales de una mentalidad fascista, alimentada, como dice Canfora, en determinados momentos de crisis como es el actual.

«Situaciones alimentadas desde arriba, no sólo mediante la propaganda, sino también con acciones concretas de gobierno hacen que emerjan los más bajos sentimientos, una mentalidad de tipo fascista», explica Canfora.

Se refiere el autor de La esclavitud del capital o La máscara democrática, entre otros libros, a lo que sucede, por ejemplo, en Italia tras la llegada al poder de un político con tan pocos escrúpulos –sin complejos– como Matteo Salvini.

Canfora atribuye la progresiva degradación de la situación política en su país, precursor en su día de los fascismos que arruinaron al continente, al hecho de que la fuerza principal de la izquierda italiana (actualmente el Partito Democratico) ha ido olvidando «conceptos, prácticas y modos de vigilancia que formaban parte de su tradición».

«Hay un retroceso de la conciencia pública. Y ya no queda más que la ANPI (Asociación Nacional de Partisanos de Italia) para combatir la actual deriva fascistoide. No siento la misma voluntad por parte de la izquierda italiana», critica. Canfora explica que «en el plano cultural, ha hecho un daño enorme la equiparación de nazismo y comunismo, algo sostenido de modo insistente por profesores y periodistas€ con total olvido del hecho de que para salvarnos del nazismo los soviéticos pagaron con 20 millones de muertos».

El fascismo no tiene, según el historiador italiano, un único rostro: «Bertolt Brecht nos explicó que un fascismo norteamericano sería democrático. Puede conservarse las formas exteriores aunque vaciándolas de toda substancia».

Canfora se refiere al eslogan de La Lega de Salvini 'Los italianos, primero' y lo relaciona con el 'Manifiesto para la Defensa de la Raza', de 1938, que sentó las bases ideológicas y pseudocientíficas de la política racista de la Italia de Mussolini.

«Las izquierdas no han entendido nada de las transformaciones que han venido produciéndose», critica el veterano historiador, que no libra de responsabilidad a la propia UE por el modo en que se ha construido, dando prioridad a la moneda única sobre todo lo demás.

(1) Declaraciones en un número del semanario L'Espresso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog