04 de abril de 2019
04.04.2019
En la nube

Facebook, dispuesto a pagar por noticias

04.04.2019 | 05:00

Facebook cambia de estrategia. Tras meses de perdones y cero explicaciones, Mark Zuckerberg da un paso al frente para pedir a los gobiernos que desarrollen políticas de regulación digital para controlar el contenido dañino, garantizar la integridad electoral y la privacidad de los datos. Es decir, Facebook propone su propia regulación porque cojea en todos los aspectos que menciona. La red social parece estar dispuesta a cambiar. Un indicio de sus buenas intenciones: pagará por noticias para erradicar las "fake news" (noticias falsas). La plataforma trabaja en un apartado dentro de su red social dedicado a ofrecer contenido "de alta calidad" elaborado por medios de comunicación que cobrarán por alimentar esta sección. El algoritmo de Facebook se ha encargado en los últimos años de mostrar a los usuarios unos contenidos u otros. El criterio, por supuesto, no es informativo, sino viral (gana el que más comentarios, "likes" y clics consigue). Crearon un monstruo imposible de controlar y las noticias falsas llegaban a más gente que las verdaderas gracias al empuje de millones de perfiles falsos entrenados para dar al "me gusta" de forma automática. El nuevo enfoque informativo de Facebook pretende terminar con esto. Y ya era hora porque seis de cada diez españoles admiten informarse a través de las redes sociales (sobre todo a través de Facebook). La dinámica que propone Zuckerberg es similar a la de Youtube, que ofrece un porcentaje publicitario a los creadores de contenido (conocidos como "youtubers"). En este caso, los "youtubers" serían los medios de comunicación que aportarían noticias a la red social, en lugar de vídeos. "Deseamos que esto permita destacar la información de alta calidad y de fiar", destaca Zuckerberg sobre este proyecto para el que mantiene conversaciones con Mathias Döpfner, director ejecutivo del gigante alemán de medios Axel Springer. Matiza que Facebook no tendrá periodistas en plantilla sino que darán a los medios la oportunidad de "monetizar sus contenidos a través de un servicio de información separado". La etapa de Facebook en pro de las noticias comienza con un artículo de su fundador en "The Washington Post" en el que pide a los gobiernos legislar para frenar la propaganda terrorista y los discursos de odio (el mes pasado la red social no pudo impedir con un terrorista retransmitiese en directo una matanza en una mezquita). En el artículo, Zuckerberg se muestra consciente de sus errores, pero remarca sus esfuerzos por trabajar con diferentes gobiernos para mejorar. Entre sus propuestas, reclama la creación de estándares generales de publicidad política en internet y promueve la implementación de una legislación global similar a la ley de protección de datos establecida por la Unión Europea. Zuckerberg entona el "mea culpa" y entiende que deba ser sancionada en determinados momentos, pero pide lo mismo para el resto de plataformas en internet. Exige que se sienten las bases para la regulación de todas las plataformas, no sólo de la suya. En su discurso, a caballo entre la humildad y el "si yo caigo, caemos todos", Facebook se convierte en un abanderado de la regulación de internet y la apuesta por los contenidos de calidad. Quién lo iba a decir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog