16 de junio de 2019
16.06.2019
Tierra de nadie

Alicates

16.06.2019 | 05:00

Resignificar quiere decir cambiar el significado de algo. Aunque también podría usarse para «significar dos veces», del mismo modo que releer alude al hecho de volver a leer. Cuando se habla de resignificar el Valle de los Caídos, entendemos que se trataría de quitarle el valor semántico que poseía hasta ahora para otorgarle a otro. Que dejara, no sé, de ser un homenaje al franquismo para€ ¿Para qué? Hay monumentos en los que resulta muy difícil ver algo diferente de lo que son. Hay demasiada piedra acumulada ahí, demasiada cruz, demasiado Franco enterrado en sus entrañas para que empiece a decir algo distinto de lo que ha venido diciendo hasta el momento. Necesitaríamos un verdadero lavado de cerebro y aún así asomaría su auténtico alcance por alguna de las grietas del inconsciente colectivo. Pedro Sánchez intentó resignificarlo y solo ha conseguido reforzar su acepción original.

El Papa Francisco quiere resignificar el santuario de Lourdes, que se ha transformado en un parque temático donde el negocio prima sobre la religiosidad. Lo ha intervenido, en fin, para que dejen de vender medallas, llaveros, carteras, rosarios y demás objetos paganizados por el afán de lucro y vuelva a ser un lugar de recogimiento espiritual. Pretende, pues, recuperar el significado antiguo, que había ido modificándose con el paso del tiempo y de los milagros. Se trata de una operación inversa a la que aquí se pretende con el Valle de los Caídos. Auguramos más éxito a Francisco que a Sánchez, pues es más fácil volver a los orígenes que conquistar el futuro.

El futuro es una construcción para la que se requieren determinados materiales y herramientas que hemos perdido. Lo entiendo porque yo nunca sé dónde diablos guardo el único destornillador de que dispongo. Siempre que lo necesito he de ir a la tienda de los chinos a comprar otro. Debe de haber en algún lugar de la casa un cementerio de destornilladores que un día encontrarán mis herederos.

–Papá era un loco de los destornilladores -dirán.

Decíamos que nos hallamos en plena resignificación del término futuro. Pero no damos con los alicates.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog