04 de marzo de 2020
04.03.2020
Málaga Solidaria

8 de Marzo: La lucha que no cesa

04.03.2020 | 05:00

En unos días la conmemoración del Día Internacional de la Mujer volverá a poner sobre la mesa el debate histórico que el feminismo mantiene con el patriarcado. Hombres y mujeres feministas tendremos nuestro pequeño espacio mediático para, a media voz o vociferando, volver a relatar la ingente nómina de desequilibrios sociales y económicos que la sociedad patriarcal en la que vivimos mantiene entre hombres y mujeres. El patriarcado, por su parte, se dedicará ese día a presentar una enmienda a la totalidad de cada una de las reivindicaciones: la desigualdad ya no existe y las feministas no tienen razón.

Para responder a esta falacia patriarcal bastaría recordar las palabras de Daniel Craig: «Las mujeres son responsables de dos tercios de los trabajos realizados en todo el mundo y sin embargo ganan solo el 10% de los ingresos totales y solo el 1% delas propiedades... ¿Hay igualdad? Hasta que la respuesta no sea sí, no podemos dejar de preguntárnoslo».

Aun así, las mujeres y hombres feministas (que somos todos y todas las personas que defendemos la igualdad) volveremos a hacer un ejercicio de contención y desgranaremos pacientemente nuestros datos: Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC en inglés), el 58% de las mujeres asesinadas lo son por sus parejas, exparejas o familiares; en promedio, 137 mujeres son asesinadas a diario por un miembro de su familia.

Según la Organización Mundial de la Salud, el 35% de la población femenina ha sufrido alguna vez en su vida violencia física y/o sexual de un compañero sentimental o violencia sexual de otro hombre sin esa relación.

Dos millones de mujeres y niñas son traficadas cada año para la prostitución, los trabajos forzados, la esclavitud o la servidumbre.

La globalización, las políticas neoliberales, el libre comercio, el avance político de la misoginia€ están contribuyendo a mayores injusticias y desigualdades entre hombres y mujeres.

La brecha de género, al contrario de lo que pueda parecer, se está ensanchando, también en los países ricos porque, de nuevo, somos las mujeres las que estamos sufriendo más directamente las consecuencias de la globalización neoliberal: mayoritariamente las mujeres realizan los trabajos más precarios y peor remunerados; la tarea de los cuidados, no retribuidos son asumidos en su mayoría por mujeres; ocupamos sectores y espacios de menor rango a pesar de la mayor preparación y cobramos salarios más bajos.

Es por eso que este 8 de marzo nuestra entidad se vuelve a sumar a los actos y acciones convocadas para este día, consciente de que la sociedad de igualdad y justicia por la que trabajamos no será posible si no ponemos todo nuestro empeño en acabar con la desigualdad entre hombres y mujeres.


* Lola Fernández Gutiérrez es la presidenta de Incide

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog