El delegado episcopal de Hermandades y Cofradías, Salvador Guerrero, ha bendecido este martes una nueva imagen réplica del Cristo Resucitado, titular de la Agrupación, que ha sido realizada por el imaginero Juan Vega y que recibirá culto en la iglesia de Kompong Koh, en Camboya, donde el jesuita Kike Figaredo lleva a cabo su labor misionera. El acto ha tenido lugar en la iglesia de San Julián y han ejercido su padrinazgo las 41 cofradías que forman parte de la entidad.

Figaredo, conocido como el 'obispo de las sillas de ruedas' es prefecto apostólico de Battambang, en este país asiático. La Agrupación, con motivo de su centenario, va a colaborar con la obra asistencial que allí ejerce a través de la compra de más de un centenar de sillas de ruedas para los mutilados de guerra provocados por las minas anti personas. Desde el Centenario se realizará esta labor solidaria de carácter internacional y que complementa a otras que serán desarrolladas en el ámbito local a lo largo del ejercicio.

El jesuita se encuentra en Málaga estos días para presentar estas iniciativas solidarias. Este lunes se reunión con el vicario general, Antonio Coronado, y este martes ha aprovechado igualmente su estancia para visitar a las imágenes titulares de las cofradías de Jesús Cautivo, en San Pablo, de la Expiración, en San Pedro, o de la Esperanza, en su basílica.

La comisión del Centenario de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga ha celebrado así uno de sus actos más representativos hasta la fecha. La iglesia de San Julián ha sido el lugar en el que se ha bendecido la talla réplica del Santísimo Cristo Resucitado que viajará en las próximas semanas a Camboya. Durante el acto de bendición se ha producido la firma de un documento histórico que irá guardado dentro del Cristo y que cuenta con la rúbrica del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, el delegado de Hermandades y Cofradías, Salvador Guerrero; el presidente de la Agrupación de Cofradías, Pablo Atencia; el presidente de la comisión del Centenario, Luis Merino; y el autor de la obra, Juan Vega.

La imagen es una réplica muy exacta, de un gran realismo, al original de Capuz que preside el altar mayor de San Julián. Con un tamaño inferior al original, la talla tiene una altura de un metro y ochenta centímetros, incluyendo la base en forma de nube en la que se sostiene el Cristo, según el diseño original. "Me he tenido que despojar de toda actitud creativa para ponerme al servicio de la escultura para encontrar el mayor parecido posible”, ha señalado su autor, Juan Vega.

Bendición de la réplica del Cristo Resucitado para Camboya L. O.

La imagen descasa sobre una peana de madera barnizada con una especial simbología. En el frontal, aparece la frase 'La alegría del Señor es nuestra fortaleza'. Un recurso habitual del sacerdote Kike Figaredo en sus homilías en Camboya, extraído del Libro de Nehemías en el Antiguo Testamento (Nehemías, 8, 10). Esta frase aparece grabada en la madera en castellano, en inglés y en Khmer, la lengua original de Camboya.

Los laterales de la peana llevan reflejados los escudos del Centenario y la Agrupación de Cofradías respectivamente y en la trasera aparecen tallados los nombres de las 41 hermandades que conforman la Agrupación, en un gesto por parte del Centenario de reflejar la implicación de todas ellas en este año tan especial para los cofrades malagueños.

El acto, en el que ha participado musicalmente el Quinteto de Metales de la Banda Sinfónica Virgen de la Trinidad, ha concluido con la bendición por parte del delegado de Hermandades y Cofradías, que trasladaba el pesar del obispo al no poder asistir al acto por encontrarse fuera de la ciudad por motivos diocesanos.

Los hermanos mayores de las 41 cofradías han recibido por parte del Centenario un cuadro en recuerdo de esta fecha histórica que contiene una reliquia de madera de la talla de la que ha salido el Santísimo Cristo.

La imagen podrá ser visitada y venerada por los malagueños durante los próximos días en San Julián en su horario habitual de apertura. En las jornadas en las que esté expuesta al público, se podrán a la venta unas estampas conmemorativas en recuerdo de la bendición, que contienen virutas de madera que el escultor ha ido guardando durante la talla del Cristo y cuya recaudación irá destinada íntegramente al proyecto social de la Agrupación y el Centenario para la adquisición de sillas de ruedas.