La comisión del Centenario de la Agrupación de Cofradías canalizará la ayuda para la adquisición y donación de al menos 100 sillas de ruedas a Camboya, a través del jesuita Kike Figaredo, prefecto Apostólico en Battambang, conocido popularmente como el "Obispo de Camboya o de las sillas de ruedas", por su trabajo incansable con los discapacitados de Camboya, en gran parte debido a la mutilación de sus extremidades por las minas antipersonas que hay por todo el país.

Esta iniciativa forma parte del ambicioso proyecto de acción misionera que va a emprender el área de obra social y caridad de la Comisión del Centenario de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga y que fue presentado este lunes en Casa Diocesana del Beato Manuel González de la capital.

 

En un acto, en torno a la figura del jesuita Kike Figaredo, la responsable del área, Cari Ledesma, explicó en qué consiste este proyecto internacional, que está encuadrado como una de las grandes acciones sociales que, con motivo del Centenario de la Agrupación, se van a desarrollar. 

Con la ayuda de las cofradías de Málaga, y de todo aquel que quiera colaborar de forma personal, se harán entrega de cien silla denominadas “Mekong”, fabricado expresamente en Camboya, y por camboyanos, y que tiene la peculiaridad de adaptarse al tipo de terreno de la zona. Su valor, en torno a los cien euros por silla, hace que sea relativamente fácil su adquisición. 

 

En este sentido, desde la Comisión del Centenario se asegura la donación de cien sillas y se comienza ya con una campaña para que, todos los cofrades, Hermandades y malagueños puedan contribuir en esta acción. 

La colaboración a este proyecto está abierta a quien lo desee.

En segundo lugar, la Agrupación de Cofradías quiere sellar su hermanamiento con la Diócesis de Battambang haciendo entrega de una réplica de la imagen del titular de la Agrupación, el Santísimo Cristo Resucitado, para que reciba culto diario en la iglesia de Kompong Ko, Camboya. El autor de la réplica es el imaginero malagueño Juan Vega, que será bendecida el próximo martes 20 de abril a las 20 horas en la iglesia de San Julián.

 

Kike Figaredo es el Prefecto Apostólico de la Diócesis de Battambang, en Camboya, y dedica su vida a servir a personas en situaciones vulnerables desde 1985. Kike comenzó a trabajar en los campos de refugiados en la frontera entre Camboya y Tailandia, siendo el principal responsable del apoyo a personas con discapacidad física, principalmente víctimas de las minas antipersona, consecuencia del terror del régimen de los Jemeres Rojos y los treinta años de guerra civil del país. Ayudó a crear el “Banteay Prieb”, centro de formación profesional para personas con discapacidad, y la fábrica para la silla de ruedas “Mekong”. Sus esfuerzos junto a los de su equipo fueron reconocidos en 1997, cuando recibieron el premio Nobel de la Paz y se firmó el tratado de Ottawa, prohibiendo la producción y venta de minas antipersona.

 

Esta mañana, fue recibido por el vicario General de la Diócesis de Málaga, Antonio Coronado, en el Obispado de la ciudad donde compartieron impresiones sobre este proyecto y su labor humanitaria en Asia.