14 de diciembre de 2020
14.12.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

Un hostelero de Ermua se encierra en su bar porque no le dejan abrir

"Queremos un rescate e indemnizaciones por cada día que no trabajemos", dice el empresario

14.12.2020 | 16:41
El bar Herga de Ermua.

El propietario del bar Herga de Ermua, José Antonio Arronategi, inició el pasado viernes un encierro indefinido en su local ante la decisión del Gobierno Vasco de prohibir la apertura de la hostelería en su municipio por la pandemia de coronavirus.

En Euskadi se permitió abrir los bares este pasado sábado, excepto en aquellas localidades en las que la tasa de incidencia de casos positivos por covid-19 sea superior a 500 por cada 100.000 habitantes, como es el caso de Ermua.

Arronategi considera esta decisión injusta y por eso se ha encerrado en su bar, según ha explicado a EFE-TV: "Es una medida arbitraria y está tomada desde el desconocimiento de lo que es la hostelería. Estamos al límite, estamos asfixiados, endeudados, sin recursos y la decisión es injusta".

"Si, como dicen, no somos los culpables, queremos un rescate e indemnizaciones por cada día que no trabajemos. No queremos ayudas", ha destacado.

Junto con el encierro, que llevará a cabo de manera indefinida, se están recogiendo firmas para buscar una mayor repercusión. "Queremos hacernos oír. No queremos que nos quiten la dignidad que nos queda", ha subrayado.

Arronategi se ha mostrado "emocionado" por el apoyo que está recibiendo de la gente y "enfadado con quienes toman las decisiones de las que dependen nuestras vidas".

Otros hosteleros de Ermua, como Yoli Corrales, propietaria del bar Amatxi, han lamentado que "se trate al sector de la hostelería "como cualquier cosa".

"Se puede ir a otro pueblo a consumir, a llevar el virus o a traerlo, pero nosotros cerrados, sin trabajar y sin recibir ayudas. Es lamentable que los del Gobierno estén jugando con nuestros salarios. La hostelería no es un juego", ha concluido Corrales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook