16 de octubre de 2020
16.10.2020
La Opinión de Málaga

Detonan una bomba de la Guerra Civil frente al palacio de los March en Mallorca

Artificieros de la Armada han hecho estallar el artefacto explosivo lanzado desde un avión

16.10.2020 | 12:39
Detonan una bomba de la Guerra Civil frente al palacio de los March en Mallorca

Expertos en desactivación de explosivos de la Armada han detonado este jueves una bomba aérea de la Guerra Civil frente al Palacio de los March en Cala Rajada (Mallorca). El artefacto explosivo, de gran tamaño, presentaba serias dificultades para ser inutilizado y han tenido que hacerlo estallar en tres fases.

Un buceador avistó el miércoles el artefacto explosivo junto al Faralló de Cala Gat, frente a la Torre Cega. A continuación avisó a los servicios de emergencia y submarinistas del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil acudieron hasta el lugar y se encargaron de señalizarla.

La operación se ha iniciado este jueves sobre las once. Expertos en desactivación de explosivos de la Armada, con base en Cartagena, se han desplazado expresamente a Mallorca para inutilizar el artefacto.

La bomba había sido lanzada desde un avión y podría datar de la Guerra Civil. Había quedado sumergida en el mar y el estado en el que se encontraba presentaba serias dificultades para su completa desactivación.

En un principio se ha realizado un estudio pormenorizado del entorno para decidir cuál era la medida más favorable que había que acometer. Finalmente, para minimizar el riesgo de los artificieros, se ha decidido que lo más aconsejable era su detonación.

El estallido de la bomba aérea se ha producido en tres fases. Al encontrarse enclavada en una reserva marina, una primera detonación ha tenido la finalidad de espantar del lugar a la fauna marina. La segunda carga ha despejado la tierra del artefacto. Por último, a media tarde se ha provocado la explosión para inutilizarlo por completo. Numerosos vecinos y transeúntes han presenciado con atención el trabajo de los artificieros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook