Cuando parecía que la plantilla del Unicaja ya estaba completa tras la incorporación del pívot Micheal Eric, llegó a Los Guindos la bomba del no fichaje de Marco Spissu. El club hizo oficial durante la noche del jueves que el jugador italiano no había superado satisfactoriamente las pruebas médicas, requisito indispensable para que se formalizara el contrato y la incorporación del ‘1’ a la plantilla. Por lo que ahora mismo la entidad se encuentra buscando con urgencia un base en un mercado mucho más pequeño y reducido que cuando se fichó al exjugador del Dinamo Sassari hace unas semanas. 

Desde la mañana del viernes, las oficinas cajistas han recibido multitud de ofrecimientos por parte de agentes sobre algunos jugadores y Juanma Rodríguez ya cuenta con multitud de nombres que podrían ocupar ese hueco en la pista. Uno de los puntos a favor con los que cuenta el equipo malagueño es que la nacionalidad del futuro base no es un problema, pues solo Tim Abromaitis ocupa una plaza de extracomunitario. Por lo que los límites en un mercado que ya está restringido se amplían. 

El objetivo del Unicaja es que el que será nuevo jugador cajista llegue lo antes posible, a poder ser durante este fin de semana. De ahí, que el club esté completamente involucrado en la búsqueda del base para que Fotis Katsikaris cuente con el director de juego en los próximos días y que se adapte con la mayor celeridad al juego cajista. Micheal Eric y este base tendrían que pasar los exámenes médicos durante la semana que viene para estar a disposición del técnico griego. 

El club está buscando el mismo perfil que el que se encontró en Marco Spissu: un jugador que sea más director de juego que anotador puro, que haga mejores a sus compañeros gracias al movimiento del balón y que sea un gran asistente. El italiano cumplía a la perfección este tipo de aptitudes si se tiene en cuenta que fue el mejor repartidor de juego de la última temporada de la Basketball Champions League con una media de 6,9 pases hacia canasta por partido. La intención es que este nuevo ‘1’ sea quien se encargue de encontrar los mejores espacios para que los lanzadores anoten lo más cómodos posible. 

Además, la llegada de este jugador es importante si se tiene en cuenta que Alberto Díaz aún arrastra problemas físicos que dificultan el inicio de la pretemporada para el malagueño, quien no estará en el primer entrenamiento del equipo el sábado a las 10:30 horas. Tal y como él mismo ha reconocido en la comparecencia ante la prensa en el Hospital QuirónSalud Málaga, aún no se encuentra al 100% y simplemente quiere prevenir futuras molestias que puedan suponer un mayor número de complicaciones y más serias. 

La dirección deportiva y el entrenador se encuentran plenamente volcados en cerrar cuanto antes el que sería el tercer fichaje tras Jonathan Barreiro y Micheal Eric. El deseo de todas las partes es que el nuevo compañero del canterano llegue durante esta semana para que pueda estar a pleno rendimiento desde el primer partido de pretemporada el 29 de agosto en la Copa de Andalucía de Baloncesto ante el Coosur Real Betis. La incorporación de este nuevo jugador ya va a contrarreloj y desde el club desean anunciar un nombre antes del lunes