08 de junio de 2015
08.06.2015
Reencuentro

Doña Cristina reaparece junto a los Reyes en el funeral de Kardam de Bulgaria

La Infanta no coincidía en público con Don Felipe y Doña Letizia desde el 6 de marzo de 2014 en Atenas

08.06.2015 | 22:01
La Infanta Cristina reaparece junto a la Familia Real en el funeral de Kardam de Bulgaria
Play
Doña Cristina reaparece junto a los Reyes en el funeral de Kardam de Bulgaria

La infanta Cristina y su hermana doña Elena han asistido junto a Felipe VI, la Reina Letizia, don Juan Carlos y doña Sofía al funeral ortodoxo oficiado en la Iglesia de San Jerónimo el Real por Kardam de Bulgaria, hijo del exprimer ministro y depuesto rey Simeón de Bulgaria y de Margarita Gómez Acebo.

Los Reyes Guillermo-Alejandro y Máxima de Holanda y la princesa Beatriz han acudido también a esta ceremonia religiosa en memoria de Kardam de Sajonia-Coburgo-Gotha y Gómez-Acebo, que falleció el pasado 7 de abril, a los 52 años, en un hospital de Madrid, a causa de una infección pulmonar relacionada con la parálisis que padecía desde el grave accidente de tráfico que sufrió en 2008.

La infanta Cristina, vestida de negro, ha llegado un cuarto de hora antes que sus padres y que don Felipe y doña Letizia, ha entrado sola en la iglesia y no ha sido recibida a su llegada por ningún miembro de la Familia Real búlgara, como tampoco su hermana, la infanta Elena, que ha acudido al templo cuando ya había comenzado la ceremonia fúnebre.

Doña Cristina, que actualmente reside en Ginebra, no había sido vista en público con don Felipe y doña Letizia desde el acto religioso celebrado hace más de un año, el 6 de marzo de 2014, en el cementerio real del palacio de Tatoi de Atenas, en homenaje al rey Pablo I de Grecia, con ocasión del 50 aniversario de su muerte.

En España, la última vez que coincidieron fue el 25 de noviembre de 2012, cuando la infanta y su esposo, Iñaki Urdangarin, visitaron al Rey Juan Carlos en el hospital madrileño Quirón San José en el que se recuperaba de una intervención quirúrgica en la cadera.

A su llegada a los Jerónimos, los miembros de la Familia Real española han sido recibidos por el rey Simeón y su esposa, acompañados por la viuda del príncipe de Tírnovo, Miriam de Ungría, sus dos hijos, Boris y Beltrán, y sus hermanos, los príncipes Kiril, Konstantin, Kubrat y Kalina.

Primero han recibido a los reyes Juan Carlos y Sofía, a quienes acompañaba la princesa Irene de Grecia, y luego han hecho lo propio con don Felipe y doña Letizia, que han saludado afectuosamente a todos los familiares del fallecido, con quienes han accedido a continuación al interior del templo.

Después, momentos antes de que diera comienzo la ceremonia fúnebre, los Reyes y la familia de Kardam de Bulgaria han salido de la iglesia y, tras bajar los peldaños de la escalinata principal, han aguardado la llegada de los Reyes de Holanda en una caravana de vehículos oficiales.

De un primer coche han descendido Guillermo-Alejandro y Máxima y del segundo la princesa Beatriz, que abdicó en su hijo el 30 de abril de 2013, y la princesa Laurentien.

De nuevo, se han repetido las muestras de cariño entre los reyes holandeses y el rey Simeón, su esposa y la viuda e hijos del príncipe de Tirnovo.

Los Reyes de España y de Holanda han subido juntos las escaleras y han posado para los medios gráficos antes de acceder al interior del templo.

Numerosos representantes de la nobleza destacaban entre los asistentes a este funeral ortodoxo, que tiene un carácter estrictamente privado y al que han acudido las hermanas de don Juan Carlos -la infanta Margarita, acompañada del duque de Soria, y la infanta doña Pilar, junto a Simoneta Gómez-Acebo-, así como el exmarido de la infanta Elena, Jaime de Marichalar.

También han querido acompañar a la familia real búlgara en este funeral el embajador de EEUU en España, James Costos, y los toreros Enrique Ponce y Miguel Báez "Litri".

La presencia de Felipe VI, la Reina Letizia, don Juan Carlos, doña Sofía y los reyes de Holanda en esa céntrica iglesia madrileña ha sorprendido a muchos turistas que se habían acercado esta tarde al vecino Museo del Prado y que han aprovechado para tomar numerosas fotografías desde lugares próximos al gran cordón policial extendido en torno al templo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook