ULTIMA HORA
ABaC, de Jordi Cruz, y Aponiente, de Ángel León, nuevos tres estrellas Michelin
Entrevista a Alfonso Vázquez

"España da la espalda al humor y a su literatura"

El autor y periodista de La Opinión de Málaga presenta nuevo título: La invasión de los hombres loro (Reino de Cordelia)

25.11.2016 | 21:19
El escritor Alfonso Vázquez, ganador, entre otros, del premio García Pavón de novela policiaca.

Un libro que abunda en un género, acaso propio, tan necesario como escaso últimamente en el panorama de la literatura: el de la parodia total, libérrima, imaginativa. "Antes la comedia que la patria", afirma

Salvador Dalí. Camba. Mozart. La Benemérita. Una playa de Gran Bretaña, de pertenencia española, repleta de muertos con traje de pajarracos. ¿Alguien da más? Alfonso Vázquez regresa con toda su artillería. Mucho más que carcajada fina.

Su novela insiste de nuevo en San Ronque on-the-Rocks, la delirante colonia española, ya famosa entre sus lectores, situada en Inglaterra. ¿Qué pasa? ¿No tenía bastante con Torremolinos?
Supongo que no. Cuando comencé a escribir el libro había una sería de imágenes que me perseguían como una pesadilla. Y una de ellas era la de un hombre muerto en la playa exóticamente vestido de loro. Es una imagen que, en cierto modo, podía ser una respuesta más o menos disparatada a Tormenta de verano, de Juan García Hortelano, que también comienza con un cadáver en una colonia de vacaciones. García Hortelano me parece, junto a Valle-Inclán, un escritor fundamental. Sólo que, entre otras cosas, todo eso no lleva como aquí a La invasión de los hombres loro.

El Brexit, la Invencible, Lineker o los piano-bar de Benidorm. ¿Seguro que sería deseable perseverar en las relaciones con Reino Unido? ¿ Contar con una isla española en suelo inglés no resultaría potencialmente catastrófico?
Sería como Gibraltar: pura tragicomedia. Gibraltar es una broma cariñosa de la Historia y a mí particularmente me gustaría que continuara. No deja de ser entrañable y humorístico que descendientes de malteses y genoveses que viven en Cádiz se sientan profundamente británicos. Sea cual sea la solución, ojalá nunca se pierda el toque inglés, que dure la broma histórica, con el spanglish y demás peculiaridades maravillosas.

Supongo que, puestos a colonizar, la Guardia Civil siempre da más juego que Scotland Yard.
Por supuesto. Y no sólo eso: la novela transcurre en la posguerra de la Segunda Guerra Mundial, con los ingleses muertos de hambre y haciendo contrabando de aceite de oliva, chorizo, Valdepeñas y hasta de libros de Valle-Inclán, que son leídos en pequeños círculos y de manera casi religiosa, con admiración. Ahí he querido homenajear a Valle, que es un autor injustamente infravalorado, quizá porque no murió a mano de ninguno de los dos bandos, y también constatar el amor por el libro y la lectura en un momento histórico en el que, en general, nadie lee. Y en el que, dicho sea de paso, se dan unas condiciones tan burras como para que tarugos como Donald Trump pueda alcanzar el poder.

Y, de repente, de San Roque on-the- Rocks, de Dalí, de Camba y hasta de la sombra de Rodolfo Valentino a Salzburgo y a la infancia de Mozart. Un salto brusco de partitura, ¿no?
Ésa es una de las ventajas de las novelas humorísticas, que te permiten mezclar cosas con más libertad. Desde luego, no soy un pionero en este tipo de estructuras; han estado muy presentes en la historia de la literatura. Y si no, ahí está Bulgakov y El maestro y Margarita, que empieza hablando de la Rusia de los años treinta y luego de Jesucristo. En mi caso, siempre tuve la obsesión de escribir sobre Mozart, que me parece un genio, capaz de hacer payasadas y a la vez de firmar una producción, de principo a fin, completamente sublime. Mozart aparece en la trama, pero también uno de los hijos de Bach, Johann Christian, al que muchos consideran su maestro.

A pesar de Joyce, de Cervantes, de Rabelais, da la sensación de que la novela se ha vuelto excesivamente solemne. Hasta el punto de que se habla del relato de humor como un género chico.
Sí. Y con condescendencia, parece que casi hay que pedir disculpas. España ha dado la espalda a esa parte tan importante de su historia y de su literatura. Pero no es exclusivo; ocurre en todas las disciplinas. Un cómico tiene menos posibilidades de ganar un Oscar que un actor que hace de tetrapléjico o que actúa enyesado.

Las cosas de la patria tampoco se toman precisamente como un asunto humorístico.
Exacto. Y todo eso de las banderitas, de las naciones... siempre me parecieron objeto de humor. De hecho, me río de eso en esta novela. Me asombra cómo la gente le da tanta importancia. Mejor enarbolar la bandera del humor que agarrarse a un mástil vociferando con la bandera que sea. Los patrioteros tienen poco sentido del humor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura


El cómic y la actualidad política se citan en La Térmica

El cómic y la actualidad política se citan en La Térmica

El dibujante Horacio Altuna y el articulista Claudio de Ramón, acuden este jueves al centro cultural

La inmigración centra el I Festival de Cine Italiano

La inmigración centra el I Festival de Cine Italiano

La primera edición del nuevo certamen se inaugura el lunes 27 con la película 'Fuocoammare' y...

Pilar Urbano: "Castro pensaba que la Infanta era la eminencia gris de Nóos"

Pilar Urbano: "Castro pensaba que la Infanta era la eminencia gris de Nóos"

La escritora publica un libro donde describe el relato del juez Castro tras horas de conversación...

Muere David Cassidy, ídolo adolescente de los 70

Muere David Cassidy, ídolo adolescente de los 70

El actor y músico fue el protagonista de la famosa serie 'Mamá y sus increíbles hijos'

El Imperio del Perro llega el viernes a Málaga

El Imperio del Perro llega el viernes a Málaga

La última banda revelación del indie rock español ofrece un concierto gratuito en el Teatro Club

Enlaces recomendados: Premios Cine