Echegaray

Lo esencial es la comunicación

El nuevo montaje de Factoría Echegaray, Hécate y la frontera, dirigido por Jose Padilla y protagonizado por Carmen Baquero, Ana Varela y Almudena Puyo, propone una triple visión de la vida con el tráfico de personas como telón de fondo

16.11.2017 | 21:44
Un momento del ensayo de «Hécate y la frontera».

Inmigración, precariedad laboral, tráfico de personas, solidaridad, egoísmo, amistad, avaricia, empatía, ética... Los temas por los que viaja Hécate y la frontera, el tercer montaje escénico de la segunda temporada de Factoría Echegaray, son muchos y muy interesantes, aunque para el director de la obra, el tinerfeño Jose Padilla, el texto de Samuel Pinazo habla en esencia de la «necesidad que tenemos de comunicarnos». «Y sobre la comunicación como solución a los problemas. No tratamos aquí de gran política sino del conflicto entre tres personas, tres mujeres. Y es ahí donde surgen todos estos temas».

Las protagonistas de la obra cobran vida en la piel de las actrices Ana Varela, Carmen Baquero y Almudena Puyo, quienes estos días ultiman la puesta en escena del montaje, que se estrenará el próximo 29 de noviembre en el segundo escenario municipal, donde permanecerá hasta el 16 de diciembre. Ellas encarnan a estas mujeres que planean introducir en Europa a un grupo de refugiadas musulmanas. Elena (Baquero) y Virginia (Varela) trabajaron para la misma empresa de telefonía como teleoperadoras; Ioana (Puyo) era la limpiadora. Las tres fueron despedidas cuando la empresa trasladó sus oficinas de atención al cliente a Colombia.

Cada una, con visión muy personal de la vida, afronta desde su perspectiva el plan de llevar a este grupo de inmigrantes desde Tarifa a Andorra. Un delito por el que obtendrán una suculenta recompensa económica. «Virginia es una tía muy pragmática que va a ganar dinero», cuenta Ana Varela sobre su personaje. Carmen Baquero, por su parte, destaca que Elena, a la que interpreta, es «el lado opuesto». «Ella tiene una visión más romántica de la vida y considera que lo importantes es ayudar las personas», en este caso las chicas marroquíes que quieren abrazar el estilo de vida europeo. Por último se encuentra Ioana, el personaje de Almudena Puyo: «Además de ser peculiar, Ioana es la frontera entre ellas. Viene de otro sitio y ni siquiera entra en el conflicto que surge entre Virginia y Elena», asegura.

Hécate y la frontera parte de un premiado y traducido texto –ha visto la luz en inglés, italiano y rumano– escrito por Samuel Pinazo, guionista de la película Las tetas de mi madre, premiada en Nueva York y Guadalajara (México) e incluida en las selecciones oficiales del Festival de Málaga 2015 y del Viña del Mar 2015. La historia fue galardonada con el Primer Premio Certamen Nacional I PopDrama 2016 -concedido por la Fundación CajaGranada-, que valoró «la actualidad del tema y su diálogo fluido y contemporáneo».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine