Consejo Ciudadano

Iglesias rechaza la lucha de "facciones" en su partido

El fundador de Podemos hace un llamamiento a la unidad interna y centrar el debate en el futuro y no en el pasado

09.07.2016 | 15:28
Pablo Iglesias, hoy junto a su número dos, Íñigo Errejón.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha aprovechado su intervención inicial en la reunión del Consejo Ciudadano Estatal que celebra su partido este sábado para hacer un llamamiento a la unidad interna y pedir a sus dirigentes que no caigan en el error de generar "facciones" y "corrientes", que lo único que hacen, a su juicio, es alejar el debate sobre el futuro que deben afrontar desde hoy.

"En esto, que es un órgano de dirección, yo evitaría que en última instancia la gente se fuera apuntado a explicaciones que después solamente funcionan en clave de corriente o de facción", ha asegurado, en relación a las posibles causas que estarían detrás de la pérdida de un millón de votos de la coalición Unidos Podemos en las elecciones del pasado 26 de junio.

Iglesias se ha referido de este modo a las tensiones internas que se han generado después de que diferentes sectores del partido hayan aprovechado los resultados "no satisfactorios" para cuestionar ciertas cuestiones, como por ejemplo, la alianza con Izquierda Unida -criticada por afines al secretario Político, como Íñigo Errejón- o la estrategia de campaña diseñada precisamente por Errejón, errónea según el exdirigente y cofundador Juan Carolos Monedero y afines a Iglesias.

En este sentido, el líder del partido morado ha reconocido que le "preocupa" que de alguna manera "los relatos se alejen de su objeto científico y se conviertan en lo fundamental de la política". "Lo fundamental de la política y la religión es no explicar nada ni tener razón sino generar facciones e identidad", ha apostillado.

"Qué importa que tuvieran más razón los protestantes o los católicos a la hora de interpretar los Evangelios si al final lo que cuenta es que se construyen dos Iglesias paralelas con un enorme poder social", ha asegurado. "Al final lo importante no es tanto quién tiene razón en el diagnóstico como las identidades que se generan en torno a eso", ha lamentado.

Así lo ha manifestado, a pesar de que en esta misma reunión del Consejo Ciudadano Estatal la secretaria de Análisis Político y Social, Carolina Bescansa, ha explicado ante los máximos dirigentes del partido sus conclusiones del estudio demoscópico que ha llevado a cabo para tratar de entender el motivo de esa pérdida de un millón de votos.

Pide "pasar página"

Aun así, Iglesias ha avisado de que Podemos tiene ahora "muchas cosas sobre las que discutir mucho más importantes que saber a ciencia cierta qué fue lo que pasó", ya que, tras cerrarse con las pasadas elecciones el "ciclo electoral" que se abrió con las Europeas de 2014 -su primera comparecencia ante las urnas-, lo importante ahora es abordar el debate sobre el futuro de la formación; un debate que es "enormemente difícil".

De hecho, ha asegurado que aunque durante la reunión de este sábado van a hablar "de cosas que tienen que ver con lo que ha pasado en las elecciones y la campaña", es preciso "evitar una fetichización de esos elementos". "La ciencia social no ha llegado tan lejos como para poder determinar a ciencia cierta por qué los hechos históricos se han producido", ha apuntado.

"Creo que es imposible saber científicamente qué cosas han ocurrido", ha enfatizado, para añadir, en este sentido, que no cree que ni el haber concurrido en coalición con IU ni la estrategia de campaña son argumentos que expliquen la bajada de votos. "Ninguna de esas dos se sostiene demasiado. Creo que son otros factores los que operan para entender por qué un millón de personas se han quedado en casa", ha enfatizado.

Además, ha aprovechado para criticar a los "listos" que, tras los resultados, aseguraron que ya sabían lo que iba a ocurrir. "Yo no recuerdo a nadie que lo dijera, ni siquiera (Gaspar) Llamazares", ha asegurado, aludiendo al portavoz de IU en Asturias y líder de Izquierda Abierta.

Iglesias ha dedicado también gran parte de su intervención a hacer un balance de los dos años y medio de vida de Podemos, y a apuntar las claves que deben entroncar el debate sobre que futuro de la formación. "Estamos obligados a superar y a evaluar la hipótesis Podemos", ha reclamado.

"Han sido dos años enormemente difíciles", ha lamentado, para añadir que "a pesar de esa guerra sin cuartel", Podemos han apuntado "alto" y han sido "enormemente virtuosos". No obstante, ha reconocido que "a veces" han podido "ser víctimas" de su "propia lucidez" y de que pareciera que lo hacían "todo bien".

A pesar de ello, ha celebrado que Podemos -esta vez, en coalición con IU en Unidos Podemos- ha conseguido 5 millones de votos y 71 diputados así como "liderar un bloque político electoral" en el que no sólo están "organizaciones de la izquierda tradicional" sino que también es "una expresión de la plurinacionalidad de nuestro país".

Cruzada contra el "'hipsterismo' político"

"Creo que ya no somos solamente Podemos. Tenemos que asumir el desafío de la construcción de un bloque histórico que sólo se puede hacer con los movimientos populares", ha asegurado, para destacar que uno de los desafíos de Podemos es precisamente cómo construir una vinculación con esos movimientos; un desafío que conocen bien los que llevan militando en movimientos sociales "toda la puñetera vida" -entre los que se incluye-, y no tanto los "recién llegados", que tienen "un conocimiento exclusivamente escolástico" y "todavía les cuesta entender".

Esta crítica velada al entorno de Errejón no ha sido la única que ha dejado entrever Iglesias durante su intervención, ya que en otro momento se ha referido a su "cruzada contra el hipsterismo político" o a las discrepancias que mantiene con este sector sobre la nueva cultura que debe entroncar el proceso de redefinición de Podemos.

Iglesias también ha alertado de los riesgos que entraña la nueva fase de parlamentarización e institucionalización que afrontan ahora, y que implica que dejan de ser "outsiders". "Este trabajo es crucial pero tiene el riesgo del cretinismo parlamentario y de convertirnos en aquello que nunca hemos querido ser", ha avisado.

"Os pido que tengamos un debate político de altura en el que no hablemos tanto de nosotros mismo sino de la situación de España y de lo que tenemos que hacer los próximos cuatro años", ha afirmado antes de concluir su intervención.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine