Sucesos

Imputado por destruir nidos y huevos de aguilucho cenizo

Al investigado se le atribuye un delito relativo a la protección de la flora y la fauna también por la muerte de crías del ave amenazada

04.01.2014 | 05:00
Una cría de aguilucho cenizo.
Una cría de aguilucho cenizo.

Agentes del Seprona de la Guardia Civil de Málaga han llevado a cabo una investigación tras conocer que en la pasada campaña de anidamiento y cría se había producido intencionadamente la destrucción de nidos y huevos, así como la muerte de pollos jóvenes del aguilucho cenizo. Así, se imputó a una persona por un delito relativo a la protección de la flora y la fauna.

Dicha investigación se desarrolló sobre cuatro fincas de los términos municipales de Archidona y Antequera, y se determinó que se pudieron verse afectados un total de 18 nidos, con una media de cuatro huevos por nido, según informó el instituto armado.

Los agentes comprobaron que los huevos y polluelos desaparecían de su entorno e incluso aparecían polluelos muertos alrededor del nido, no respondiendo al patrón de un depredador, sino más bien a la acción directa del hombre, según manifestó la Guardia Civil en un comunicado.

El aguilucho cenizo llega a principios del mes de abril a la comarca norte de la provincia de Málaga para realizar la cría, abandonándolo sobre los meses de agosto y septiembre. Construyen sus nidos en el suelo, principalmente entre cultivos de cereales, ponen de dos a cinco huevos, durando su incubación sobre 30 días y permaneciendo los pollos en el nido alrededor de 45 días.

Desde la llegada de esta especie a sus lugares de anidamiento, el personal de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía realiza un seguimiento para identificar y ubicar los nidos, balizándolos con una etiqueta identificativa y advirtiendo a los titulares de las propiedades en la que se encuentran de su existencia. Asimismo, se solicita a los propietarios que cuando procedan a la recolección de la siembra dejen sin segar un cerco de seguridad alrededor del nido, para que pueda continuar la cría de los pollos nacidos.

La persona imputada, «supuestamente y a sabiendas de la existencia de los nidos, segó haciendo caso omiso a las balizas identificativas, muriendo polluelos y destruyendo huevos y nidos». Según apuntó la Guardia Civil, el Código Penal castiga las actividades que impidan o dificulten la reproducción o migración o destruya o altere gravemente el hábitat de las especies amenazadas.

La Guardia Civil indicó que, tras la estrecha relación de los agentes del Seprona con la Administración autonómica a lo largo de la investigación, para la próxima campaña de anidamiento se creará un equipo de trabajo.

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine