Rechazo a la violencia

Consternación en la comunidad islámica tras los atentados de París

Los portavoces de los más de 60.000 musulmanes que acuden a las mezquitas existentes en la provincia remarcan su solidaridad con los familiares de las víctimas

17.11.2015 | 08:15
Musulmanes rezan en la Mezquita de Málaga.

La familia del español fallecido, «totalmente rota»

  • Ayer se sucedieron las muestras de dolor en Granada, tierra de origen de Juan Alberto González Garrido, fallecido a los 29 años de edad en el ataque yihadista que se produjo en la sala parisina Bataclan. La familia afirmó estar «totalmente rota», a la espera de que se proceda a la repatriación del cadáver para «darle su último adiós». Un primo de la víctima, Alberto González Garrido, después de participar en la concentración de un minuto de silencio convocada a las puertas de la Subdelegación del Gobierno en Granada, en señal de duelo por las víctimas de los atentados, expresó que los familiares todavía no podían creer lo ocurrido. «Hace cuatro meses estuvimos en su boda y ahora nos llega esta trágica noticia». De momento se desconoce cuándo se producirá la repatriación del cadáver, debido a que la información que llega desde París «es más bien poca». Los padres y hermanos de Juan Alberto González Garrido se encuentran no obstante en París, a la espera de saber detalles acerca del futuro traslado de los restos mortales. En la capital francesa también permanece la mujer del fallecido, que se encontraba en la sala Bataclan cuando se produjo el atentado y del que pudo salir ilesa. «Ella se encuentra bien de salud, en el atentado no le ocurrió nada, pero está muy mal tras la muerte de su marido», expresó el primo de Juan Alberto González, ingeniero nacido en Granada y afincado en París. Asimismo, remarcó los duros momentos de incertidumbre que atravesó la familia tras el atentando: «Fueron horas de espera, de no saber, de buscar en las listas de fallecidos. Y al final te enteras que es él. Estamos mal. Hay mucho dolor en la familia», señaló. Tampoco pudo arrojar luz acerca del lugar en el que se celebrará el funeral, «algo que dependerá de su mujer y del resto de la familia», aún a la espera de la repatriación.

La comunidad islámica de Málaga está «consternada por lo ocurrido en París este pasado viernes». Pero además mantiene su «colaboración permanente», a través del consulado en Sevilla y de la embajada de Francia en España, como prueba de su solidaridad explícita con los familiares de las víctimas. Así lo expresó ayer a este periódico el portavoz de la propia Comunidad Islámica de Málaga y de la Ucide –entidad que agrupa a todas las comunidades islámicas españolas–, Javier Isla.

Con más de 60.000 musulmanes que regularmente acuden a las nueve mezquitas que existen en la provincia –las de Málaga, Fuengirola y Marbella están entre las cinco más grandes en territorio español–, esta parte de Andalucía «es un ejemplo de convivencia». Isla se refirió a que en la provincia se creó la primera mesa interreligiosa de todo el país, de manera que la comunidad islámica malagueña incluso ha secundado comunicados del Obispado de Málaga, como el que recientemente elaboró tras el asalto a una ermita en el municipio de Rincón de la Victoria.

Isla, que ejerce también como coordinador de la Asamblea Islámica de España, manifiesta que en este momento «hay que estar con las familias de las personas muertas en los atentados y no desviar la atención a conflictos como los que se viven en Siria o Palestina». Asimismo, como otros portavoces del colectivo, como el imán de Fuengirola, Mustafá Kamal, quiere trasladar un mensaje común a la sociedad malagueña: «No hay ninguna mezquita de la provincia que, fuera de los horarios de culto, impida que sus salones puedan ser utilizados por grupos de personas que no tengan nada que ver con la religión musulmana».

Más de 150 nacionalidades. Sólo en la capital malagueña acuden periódicamente a la mezquita cerca de 4.000 personas que se confiesan musulmanes. «Es una provincia en la que convivimos más de 150 nacionalidades», expresa Isla. En este sentido, volverán a convocarse en breve «rezos colectivos por las víctimas, tal y como ya se hicieron ante los atentados de Nueva York o Madrid».

Ayer ya se repitieron numerosos actos colectivos, con participación de ciudadanos de todas las creencias y nacionalidades, en multitud de rincones de Andalucía. Igual que el pasado domingo, miles de andaluces secundaron las convocatorias de minutos de silencio en señal de repulsa por los atentados. El acto central se celebró junto a la fachada principal del Palacio de San Telmo de Sevilla, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, en la que su titular, Susana Díaz, estuvo acompañada por el vicepresidente, Manuel Jiménez Barrios, y otros cargos y funcionarios.

En Málaga, un centenar de personas se concentró a las puertas de la Subdelegación del Gobierno, cuyo titular, Miguel Briones, acompañado por mandos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, funcionarios y viandantes, secundaron un minuto de silencio con las banderas a media asta. Málaga «condena cualquier tipo de atentado terrorista», dijo Briones, quien agregó que no se debe «generar un nivel de inseguridad ciudadana». Briones añadió que el país está «concienciado y preparado» y se ha aumentado la seguridad en ciertas zonas con videovigilancia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine