En corto

Al menos pongámoslo en la lista

11.06.2013 | 05:00

Cuando España era una dictadura aliada de Washington, creíamos a pies juntillas que en la central de una multinacional de comunicaciones que prestaba servicios a Telefónica se controlaban todas las llamadas. Cabría pensar que nuestra creencia era fruto de la interpretación conspirativa de la historia, pero 40 años después se ve que todo debía de ser verdad. Las compañías son otras, las comunicaciones ya no digo, hemos caído de unas cuantas burras, pero la razón de Estado en USA sigue siendo la misma, y a ella se pliegan las empresas que manejan los hilos, los senadores republicanos y demócratas, los gobiernos de los países aliados y el sistema en general. El único que no se ha plegado es un sujeto de 29 años, que alegando razones de conciencia ha filtrado el asunto y obligado a Obama a reconocerlo. Su nombre, Edgard Snowden, es otro para grabar en un monumento que nunca se erigirá.

Opinión

CIPRIANO TORRES

La pregunta del millón

La inquietud, la zozobra y hasta la lástima se apoderan de este observador de la tele y...

 
 

La pesadilla de las naciones

El otro día Pablo Iglesias hizo una disquisición sobre las naciones...

 
 

GUILLERMO BUSUTIL*

La rubia del descapotable

Con alias de detective de cine y perfil hitchcock armado de pipa, rastreó los...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El Madrid por goleada

En el fútbol y en la política, vales tanto como tu último resultado. La brusca transformación...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

El ascensor

Hay gente que vive en los pisos altos de los rascacielos porque allí no llegan los mosquitos....

 
 

MANUEL CAMPO VIDAL

Campaña de sustos y sorpresas garantizada

Imposible una campaña electoral normal en Cataluña...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine