En corto

Razones para apuntarse

15.06.2013 | 05:00

Si un día se logra el desmontaje de la sociedad patriarcal todo habrá cambiado tanto que no lo veremos, pues los ojos que lo miren ya serán otros. Llamar a eso revolución se queda corto. En el proceso se vendría también abajo la idea de mujer, y los perfiles a los que se asocia, que han sido dibujados en su mayor parte por el hombre. Por ejemplo, el mito del pudor femenino encubre en realidad el pudor del hombre, que éste inocula en la mujer con la doble finalidad de restringir la demanda sexual y reducir la competencia. Las jóvenes tunecinas que para protestar exhiben sus pechos, desatando el pudor colérico de los hombres, están poniendo el dedo justo en esa llaga. El supremacismo masculino no es otra cosa que una forma de gestionar la economía de los cuerpos. Para estar en contra basta con deplorar el mundo construido a partir de aquel. Lo que venga detrás, al menos no se sabe.

Opinión

Cuánto duraba un beso a los 15 años

Hay unos 300 chavales de esa edad en la sala grande de los cines El...

 
 

LUIS RUIZ PADRÓN

Neolengua

Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? ¿Por qué llaman rehabilitación a lo que es un...

 
 

RAFAEL DE LA FUENTE

Marbella y la librería Mata

Sus fondos eran perfectos y tenían la capacidad de conseguir rápidamente cualquier libro que el...

 
 

MIGUEL A. SANTOS GUERRA

Buen profesional, profesional bueno

¿Qué profesionales entrega la institución universitaria a la...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El PSOE los envía a la cárcel

Baja levemente la tensión en Cataluña, y de inmediato se recrudece un...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

El arte como trofeo

¿Quién puede presumir de tener en el salón de su casa nada menos que un cuadro salido de la...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine