En corto

Este hombre acabará con nosotros

28.01.2014 | 05:00

La astrofísica resulta del todo incomprensible para el lego, casi tanto como la poesía o la pintura para el que no es poeta o pintor, pero nos llegan de todas ellas el fulgor de algunas metáforas. Ya nos habíamos hecho a los agujeros negros, en parte gracias a Stephen Hawking, y pese a su aspecto terrorífico de enormes bocas capaces de tragarlo todo para la eternidad habíamos llegado a verlos como factor de estabilidad, a modo de broches que sujetan el universo y evitan que se despeñe al caos. Ahora el propio Hawking, juguetón siempre, devuelve salvajismo a la mascota después de que la adoptáramos, y dice que sólo retienen temporalmente la energía y la materia, para soltarla luego. Esto nos crea otra vez inseguridad. Menos mal que los mercados, pendientes de cosas como la crisis del peso argentino, no se dejan impresionar por el desabotonado del agujero negro (¡Jesús! con la metáfora).

Opinión

CIPRIANO TORRES

La pregunta del millón

La inquietud, la zozobra y hasta la lástima se apoderan de este observador de la tele y...

 
 

La pesadilla de las naciones

El otro día Pablo Iglesias hizo una disquisición sobre las naciones...

 
 

GUILLERMO BUSUTIL*

La rubia del descapotable

Con alias de detective de cine y perfil hitchcock armado de pipa, rastreó los...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El Madrid por goleada

En el fútbol y en la política, vales tanto como tu último resultado. La brusca transformación...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

El ascensor

Hay gente que vive en los pisos altos de los rascacielos porque allí no llegan los mosquitos....

 
 

MANUEL CAMPO VIDAL

Campaña de sustos y sorpresas garantizada

Imposible una campaña electoral normal en Cataluña...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine