Cartas al director

16.04.2015 | 05:00

Políticos y clérigos corruptos
Ha causado sensación el que un clérigo se haya atrevido a criticar, en un sermón ante dos ministros, lo que, por desgracia, debería ser su deber constante: la intolerable corrupción de los políticos. Pero más extraño aún, más tabú –y por eso mismo ha tenido menos eco mediático–, es que también en ese sermón el sacerdote Antonio Pelayo haya denunciado lo que él mismo ha declarado peor: la corrupción de los mismos clérigos. En efecto: los actuales dirigentes económicos y sociales de España han sido educados por unos clérigos que pretendían tener –como aún reivindican ahora, pero ya con menor influencia– el monopolio de la moral. De ahí que su pésima enseñanza y ejemplo puede y debe ser considerada como la principal raíz inicial del derrumbe moral hoy imperante en España; desastre cada vez más patente, a medida que se van superando –no sin clamorosos retrocesos– las cortapisas de censura impuestas por la tan dura como por ellos bendecida dictadura anterior.
Julián Gómez Vidal
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Colarse en el metro

Algunos paisanos se pasan por el torno lo de que hay que pagar billete. El suburbano lo explica...

 
 

ADRIANA MARTÍN

Los valores del deporte

Que el deporte es una herramienta para educar en valores es innegable. Que además el...

 
 

DANIEL PÉREZ MORALES*

Amputar el metro

En nuestra ciudad se está coartando el progreso debido a la actitud irresponsable y partidista...

 
 

HORACIO EICHELBAUM

Me duele la cabeza

Los periodistas deberíamos llevar un termostato para cuando desprendemos demasiado calor en los...

 
 

JUAN CARLOS BONILLA

Lujos

No sé si recordarán esto. Mick Dugan: «Estás preciosa». Tess McGill: «!Ya, pero me gustaría un...

 
 

LUIS M. ALONSO

Determinación

Los que confían en el cambio constitucional como la solución para otro encaje de Cataluña en...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine