Cartas al director

24.04.2015 | 05:00

Sospechosos
Esta carta tiene su punto de arranque en un suceso, en apariencia, trivial. Cuando escribo estas palabras, me encuentro en una concurrida biblioteca pública malagueña. En dicho lugar, un joven estudiante está sentado casi enfrente de mí. Dicho señor, como tantos otros, porta móvil. Pues bien, cuando mi compañero de mesa hace un alto en su estudio para aprovisionarse, por ejemplo, de agua, esconde, como si no se fiara de un servidor, el teléfono móvil en su mochila. Si, como no podía ser de otro modo, yo estoy, dado que lo soy, segurísimo de mi honradez, hechos como estos (y otros peores), ponen de manifiesto que la sociedad, con excesiva frecuencia, sospecha de quien no debería sospechar, y a la inversa.
Antonio Romero Ortega
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JON FDEZ. ARRIETA

El coste personal de empezar de cero

Este artículo se remonta a las 12.15 horas del pasado 31 de agosto,...

 
 

LUIS RUIZ PADRÓN

Neolengua

Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? ¿Por qué llaman rehabilitación a lo que es un...

 
 

ANTONIO RICO

La bolsa es la vida

Los grandes clubes han optado por la política de hacerse con las promesas del fútbol mundial...

 
 

Cuánto duraba un beso a los 15 años

Hay unos 300 chavales de esa edad en la sala grande de los cines El...

 
 

JUAN TAPIA

Toda España pendiente del 21-D

El separatismo se presenta dividido y la antigua cdc lanza a...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El PSOE los envía a la cárcel

Baja levemente la tensión en Cataluña, y de inmediato se recrudece un...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine