En corto

Segundo error

29.04.2015 | 00:21

El ministro griego Varufakis impuso en seguida una moda a contracorriente, con su camisa azul sin corbata y por fuera de los pantalones, para enfrentarse a los «hombres de negro» contra los que Szira había hecho campaña. Una vez que uno se viste así, se ve obligado a hablar a tono y provocar, algo que no conviene hacer nunca con los acreedores. Tsipras cree que Varufakis molesta a éstos porque este profesor de econometría en Essex habla su mismo idioma, y ha elegido para sustituirle como negociador a un catedrático de economía. Segundo error, me temo. Tsipras debería haber mandado a negociar a un sindicalista «culo de hierro», de esos que no se levantan nunca de la mesa, sonríen poco, no se toman ni dan confianzas y en el último segundo acaban ganando por aburrimiento. De atuendo, traje de oficinista y corbata. Sin idiomas y con traductor. No conviene ir de pobre vestido de snob.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Cuánto duraba un beso a los 15 años

Hay unos 300 chavales de esa edad en la sala grande de los cines El...

 
 

LUIS RUIZ PADRÓN

Neolengua

Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? ¿Por qué llaman rehabilitación a lo que es un...

 
 

RAFAEL DE LA FUENTE

Marbella y la librería Mata

Sus fondos eran perfectos y tenían la capacidad de conseguir rápidamente cualquier libro que el...

 
 

MIGUEL A. SANTOS GUERRA

Buen profesional, profesional bueno

¿Qué profesionales entrega la institución universitaria a la...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El PSOE los envía a la cárcel

Baja levemente la tensión en Cataluña, y de inmediato se recrudece un...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

El arte como trofeo

¿Quién puede presumir de tener en el salón de su casa nada menos que un cuadro salido de la...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine