En corto

Segundo error

29.04.2015 | 00:21

El ministro griego Varufakis impuso en seguida una moda a contracorriente, con su camisa azul sin corbata y por fuera de los pantalones, para enfrentarse a los «hombres de negro» contra los que Szira había hecho campaña. Una vez que uno se viste así, se ve obligado a hablar a tono y provocar, algo que no conviene hacer nunca con los acreedores. Tsipras cree que Varufakis molesta a éstos porque este profesor de econometría en Essex habla su mismo idioma, y ha elegido para sustituirle como negociador a un catedrático de economía. Segundo error, me temo. Tsipras debería haber mandado a negociar a un sindicalista «culo de hierro», de esos que no se levantan nunca de la mesa, sonríen poco, no se toman ni dan confianzas y en el último segundo acaban ganando por aburrimiento. De atuendo, traje de oficinista y corbata. Sin idiomas y con traductor. No conviene ir de pobre vestido de snob.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine