En corto

Obsesos

30.01.2016 | 05:00

Son bellas, como aquellas gigantescas envolturas en blanco que hacía Christo, las imágenes de desnudos estatuarios de los Museos Capitolinos tapadas con cajones de madera para no ofender al Presidente de Irán. Una instalación-homenaje al choque incruento de religiones. ¿Choque de religiones?. Sólo un pequeño desfase en el tiempo. Estudiando con los Jesuitas el profesor de arte nos ponía diapositivas de esculturas griegas, romanas y renacentistas tapando con rotulador negro las zonas eróticas. A veces tuvo la humorada de vestirlas con camiseta a rayas (las del equipo local, sin colores), lo que hoy me hace pensar si no sería una forma de restricción mental, tan de la Orden. Por aquel tiempo el bando municipal nacional-católico mandaba, en época estival, que las mujeres llevaran una faldita sobre el traje de baño y los hombres calzón suelto. Al final todas las religiones van de lo mismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine